Algunos puntos a considerar en el trabajo terapéutico

Los trastornos de la alimentación forman parte de las conductas adictivas, por lo tanto, deben ser tratados como tales.
El problema de las adicciones, además del daño físico, emocional, mental, espiritual, político y social que generan, consiste en que son enfermedades generalmente cíclicas y, por tanto, hay mucho riesgo de salir de una sólo para entrar en otra, en ocasiones igualmente difícil de resolver, a veces peor.

Algunos puntos a considerar en
el trabajo terapéutico

María del Carmen Fernández Espinosa1

Los trastornos de la alimentación forman parte de las conductas adictivas, por lo tanto, deben ser tratados como tales.

El problema de las adicciones, además del daño físico, emocional, mental, espiritual, político y social que generan, consiste en que son enfermedades generalmente cíclicas y, por tanto, hay mucho riesgo de salir de una sólo para entrar en otra, en ocasiones igualmente difícil de resolver, a veces peor.

El doctor Lee Jampolsky, en su libro Healing the Addictive Mind, explica cómo es que el pensamiento adictivo provoca que la persona se relacione con el mundo de manera similar: primero, con las personas significativas de su infancia, después de aprehendido esto, consigo mismo, y luego con todas las personas, circunstancias o sustancias.

Así, el sistema adictivo de pensamiento, atrapa de manera que la persona parece sólo confirmar que el mundo es un lugar inseguro del cual defenderse, y que necesita constante alivio al dolor inevitable.

Estas, dice el doctor Jampolsky, son algunas de las creencias relacionadas con el pensamiento adictivo:

o Estoy solo en un mundo cruel, severo y que no perdona. Estoy separado de todos los demás.
o Si quiero seguridad y paz mental, necesito juzgar a otros y ser rápido para defenderme de ellos.
o Mi forma de pensar y de actuar es la correcta. Mis percepciones siempre están basadas en hechos correctos. o Para sentirme bien conmigo mismo, necesito ser perfecto todo el tiempo.
o Mi única seguridad son la defensa y el ataque.
o El pasado y el futuro son reales y necesitan constantemente ser evaluados y preocuparme por ellos.
o La culpa es ineludible porque el pasado es real.
o Los errores requieren juicio y castigo, no corrección y aprendizaje.
o El miedo es real. No hay que cuestionarlo.
o Los demás son responsables por la forma en cómo me siento. Las situaciones determinan mi experiencia.
o Si quiero hacer algo en este mundo, necesito enfrentarme con los otros. La pérdida de otros puede ser mi ganancia.
o Necesito algo o alguien fuera de mí para sentirme completo.
o Mi autoestima se basa en complacer a los demás.
o Puedo controlar el comportamiento de los otros.

A cambio de estas creencias, existe otro sistema de pensamiento, basado en el amor, que es necesario para sanar.

He aquí las creencias que implica:

o Lo que veo en los otros es un reflejo de lo que pienso.
o Hay una unidad subyacente de todo en la vida. No necesito nada para sentirme feliz y completo en este momento.
o Mi seguridad descansa en mi no defensividad, porque el amor no necesita defensa. La autoaceptación es lo que me da paz mental.
o Mi valor como persona no está basado en mi rendimiento. El amor es incondicional.
o El perdón, sin excepción brinda paz.
o Sólo el presente es real. El pasado se fue y el futuro no ha llegado todavía.
Para cambiar mi experiencia necesito primero cambiar mis pensamientos.
o Los errores necesitan corrección y aprendizaje, no juicio ni castigo.
o Sólo el amor es real. Y lo que es real no puede ser amenazado.
o Soy responsable por el mundo que veo, yo escojo los sentimientos que experimento. Yo decido sobre las metas que quiero alcanzar.
o Dar es recibir. Para que yo gane, no necesita perder nadie más.
o Estoy completo en este momento preciso.
o Mi autoestima proviene del amor y la aceptación que tengo hoy, y luego de la que comparto con otros.
o No puedo cambiar a otros, pero puedo cambiar la percepción que tengo de ellos.2

Estas formas de pensar determinan la forma de relación del adicto con todo lo demás. El trabajo terapéutico debe incluir una revisión profunda del sistema de creencias. Estas se instalan en la mente sólo para ser confirmadas una y otra vez.

Nota
1 Psicoterapeuta
2 Jampolsky, Lee, Healing the Addictive Mind, Berkeley, California, Celestialarts, pp. 84, 85.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search