Adicciones y la recuperación espiritual

En el terreno de la recuperación del adicto es de suma importancia clarificar el significado que tiene lo que éste hace y enfrenta: el dolor de abandonar la sustancia, de poner límites, de alejarse del grupo de amigos, del desasosiego y el terrible miedo de volver a enfrentar la adicción. En el artículo se analiza el papel de la espiritualidad en el proceso de recuperación desde el punto de vista de la Logoterapia. Se afirma que cuando no se atiende la intención del espíritu, se manifiesta la frustración en un vacío existencial, que se intenta anestesiar o evadir con agresión, drogas, comida, sexo, dinero, poder y prestigio.

Adicciones y la recuperación espiritual

Carlos Pérez Irueste

Aunque el espíritu del hombre es lo más sano que hay en él, se frustra cuando ve bloqueadas sus necesidades de trascendencia y sentido. Las fuentes de sentido son variadas: la creatividad, el amor, la fe, el servicio y muchas más. Cuando un hombre encuentra sentido al dolor que sufre, al esfuerzo que realiza, a la tensión que acepta, a la norma que acata y a las condiciones que lo someten, puede hacer uso de su libertad y decidir con qué actitud enfrentar su destino.

"Dale al hombre un por qué y él casi siempre encontrará los cómos" dijo Nietzsche, y cuánta verdad encierran sus palabras. Cuando la madre sacrifica días, años, lágrimas, desvelos y dolores con una actitud estoica y sonriente, el sentido de la crianza amorosa la llena plenamente. De la misma forma sucede con el misionero que cruza selvas, océanos, ríos, sufre hambre y cansancio, pero se enfrenta con valor y dignidad a ese dolor e incomodidad, porque sabe que es necesario para realizar su sentido.

En el contexto de la recuperación es de suma importancia clarificar el significado que tiene lo que hacemos y enfrentamos, el dolor de abandonar las sustancias, de poner los límites, de alejarse del grupo de amigos, del desasosiego, la incomodidad de asistir a escuchar tribunas, y el terrible miedo de volver a enfrentar al monstruo de la adicción. Cuando la meta y la experiencia tienen un por qué y un para qué, el camino se integra y el espíritu se realiza.

El programa de doce pasos esta lleno de este tipo de aspiraciones trascendentales. La quinta tradición le da pleno sentido a la sobriedad colectiva cuando estipula que su objetivo primordial es llevarle el mensaje al adicto que aun sufre --la vivencia del servicio--, y en el doceavo paso se toman experiencias plenas de significación, que le dan razón de ser a los grupos y a sus miembros. De la misma forma, la unicidad que nos invita a entendernos como seres únicos, irremplazables e insustituibles, se hace evidente en el grupo, donde las vivencias personales enriquecen de tal forma que generan pertenencia, seguridad y necesidad de interdependencia funcional.

En la práctica de los doce pasos, la participación activa en el grupo y la involucración en la nueva red de amistades sobrias generan satisfactores tan importantes, que la máxima experiencia de dolor toma significado y se convierte en una bendición. Esto queda claro cuando los alcohólicos en recuperación dan gracias a Dios por ser alcohólico, o cuando aceptan que "el estiércol se convirtió en abono" aludiendo así a su nueva capacidad de llevar el mensaje de Alcohólicos Anónimos a otros que aún sufren. El doctor Frankl, fundador de la logoterapia, seguramente habría formado grupos de doce pasos en el campo de concentración donde fue preso, ya que en este programa se encierra una forma funcional de conocer y recuperar la espiritualidad. Por tanto, podemos entender a la adición como una enfermedad, no sólo biopsicosocial; a esto hay que agregar el componente espiritual del que los compañeros fundadores de Alcohólicos Anónimos hablan, de tal forma que se entienda como una enfermedad biopsicosocionológica, es decir, física, psicológica, social y espiritual. Si la adicción no es atendida integralmente, es muy probable que la recaída surja.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search