El consumismo que en México se vive y es presentado como la utopía del sueño del capitalismo, genera otra conducta compulsiva: deudas y por consiguiente deudores. El autor reseña el trabajo de Deudores Anónimos, que inició a mediados de los setenta en Estados Unidos y que con el Programa de Doce Pasos ha ofrecido, en México, tratamiento para diversos problemas. Señala que, para muchas personas, el gastar dinero simboliza aumentar la confianza en sí mismos, lo que temporalmente alivia el sentimiento de insuficiencia. Sin dejar de considerar este problema de fondo, el Programa de Doce Pasos para Deudores Anónimos ayuda a evitar, reducir y aliviar la compulsión a las deudas.

Poco son los estudios que sobre alcoholismo y desde el punto de vista antropológico se reportan en poblaciones marginadas de indígenas en nuestro país, por lo que es ese precisamente el objetivo de este artículo. El trabajo está dividido en tres partes: 1.- descripción de las principales características etnográficas de la comunidad elegida, San Sebastián Petatlán, Puebla; 2.- diversos enfoques sobre el alcoholismo como problema de salud pública y 3.- las principales características del alcoholismo en dicha comunidad. Se pone énfasis en los usos simbólicos que tiene el alcohol en todas las actividades sociales y religiosas, además de ser utilizado como forma de pago prácticamente desde 1552, fecha de la fundación de la cabecera municipal a la que pertenece esta comunidad. Proporciona cifras sobre consumo per cápita y consumo anual per cápita, al tiempo que informa que en la comunidad no hay centros de salud ni médicos.

El título del artículo responde a la tesis del autor de que la pérdida de significado en una sociedad conducida por el poder, es la explicación al aumento en las adicciones, sin importar de qué tipo sean y entendidas como esfuerzos por ir más allá de la ley, de las convenciones de la vida diaria y de la deprimente rutina que se nos impone. El adicto experimenta una sed personal de significado y busca con desesperación algo mejor que una sociedad que tiende a destruir su libertad personal. En las conclusiones se afirma que es de sabios aceptar y reconocer esa sed y saciarla en el compañerismo empático, como sucede con Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos, Neuróticos Anónimos, Comedores Compulsivos Anónimos, en fin, en tantos problemas anónimos.

Se presenta un análisis crítico de las diversas fuentes que dieron origen a la filosofía detrás de los Doce Pasos propuestos a los adictos de Alcohólicos Anónimos, a saber: los Grupos Oxford, el Dr. William Silkworth y la obra del psicólogo William James. La autora considera que los Doce Pasos son una de las manifestaciones mayores del absurdo, muy al estilo del siglo XX. Relata que estos Doce Pasos son resultado de experiencias religiosas, de experiencias de luz arrolladoras que hicieron saltar la chispa de lo que se convertiría en un programa de palabra que, después de muchas y muy ruidosas protestas, dio origen al programa de Alcohólicos Anónimos. Para la autora, resulta alarmante que algo que ha salvado la vida a millones de personas en todo el mundo haya tenido un origen tan precario, que en boca de sus creadores, se sintetice así: simplemente brotó y creció, por la gracia de Dios.

El objetivo del autor es identificar el tipo de ayuda específica que ofrecen los grupos de autoayuda por una parte y el psicoanálisis por otra. Afirma que los efectos de estos grupos son complementarios y no opuestos, ya que los primeros motivan, logran y mantienen la abstinencia en el alcoholismo y las adicciones, mientras que el psicoanálisis ayuda a comprender y modificar las fallas de carácter o la estructura caracteriológica. Sugiere como más eficaz complementar la acción directiva del grupo de autoayuda mediante la interpretación de los psicodinamismos que le subyacen y de los conflictos psíquicos que se activan.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search