El autor afirma que para que exista un adicto debe existir un codependiente; ambos inmersos en una relación que ha dejado de ser funcional y se ha convertido en destructiva. A partir de esta afirmación se hace un análisis de los elementos que determinan la existencia de relaciones simbióticas, fuertemente unidas, de las que resulta difícil deshacerse. Se menciona una necesidad de complacer, de sobreproteger y de controlar como las características del individuo que tiene este tipo de relación con un alcohólico o adicto.

En este artículo se pone de manifiesto la forma en que los familiares o personas cercanas afectivamente al adicto pueden llegar a convertirse en seres intoxicantes al no tolerar vivir con un adicto en proceso de rehabilitación. Se revisa la dinámica entre el adicto, la droga y la familia, el proceso de rehabilitación y la intolerancia ante la sobriedad. Se concluye que el proceso de rehabilitación del adicto debe involucrar a la familia de manera integral.

Un codependiente es una persona afectada por estar involucrada con un individuo altamente estresante, un coadicto es una persona cuya vida se ve afectada por estar relacionada con un dependiente químico, postergando necesidades propias. En este trabajo se hace un análisis que busca llegar a la diferenciación clara de ambos términos. Se resalta que los roles tradicionales de género que exigen que la mujer desempeñe su papel histórico y venden la idea de coadicción como sinónimo de amor perfecto, es una dificultad para la prevención y tratamiento de la coadicción.

El artículo explica cómo funciona el pensamiento de los niños y cómo, un adulto, debe hablarles de lo que es el alcoholismo. Tomando en cuenta el tipo de pensamiento concreto que caracteriza a los menores y a que desarrollan en su fantasía sentimientos de culpa por creer que son los causantes del alcoholismo, el artículo brinda elementos para trabajar los sentimientos de los menores, los relacionados con la persona alcohólica con la que conviven, así como los propios sentimientos. Se resalta la importancia que tiene el que el niño aprenda a verbalizar sus preocupaciones, tristezas, dolores, alegrías, satisfacciones o miedos.

En este artículo se describe brevemente la historia de los grupos de Alcohólicos Anónimos y se realiza un análisis de los doce pasos y doce tradiciones, que son la base del programa de rehabilitación de AA y de otros grupos de autoayuda.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search