Testimonio 19

Pepe, miembro de la Fraternidad del Sagrado Corazón, entrevistado por Ana Laura Morales.
Yo voy a cumplir 16 años. La cuestión es que primero empecé aquí como recuperación. Estuve un año de recuperación y después el Padre que antes estaba aquí, el padre Juan, me dijo que si me quedaba de servidor o prefería regresarme a mi casa,

Testimonio de Pepe

Pepe, miembro de la Fraternidad del Sagrado Corazón,
entrevistado por Ana Laura Morales.

Yo voy a cumplir 16 años. La cuestión es que primero empecé aquí como recuperación. Estuve un año de recuperación y después el Padre que antes estaba aquí, el padre Juan, me dijo que si me quedaba de servidor o prefería regresarme a mi casa, y yo, yo decidí quedarme como servidor para ayudar a otros chavos, y digamos que estuve un año como servidor, así, normal, común y corriente y, después, subí a encargado de la casa y el padre Juan me estuvo instruyendo lo que son los procesos de sanación. A raíz que el padre Juan falleció yo era el único que tenía instrucción de lo que son los procesos y la comunidad me pidió que ,si yo podía dar los procesos a los chavos y pues mi decisión fue que sí, porque, otros chavos están bien lastimados de su autoestima y de un montón de cosas, ¿no? y pues yo pienso que la mejor solución para este tipo de problemas, pues, es Jesús ¿no? y pues yo decidí dar los procesos.

El proceso es llevar a los chavos a vivir en la verdad, a vivir con Jesús toda su vida, a llevarlos a recorrer toda su vida desde su concepción hasta su vida actual. Llevarlos a vivir el amor de Jesús ya descubrir que Jesús puede sanar todas las heridas pasadas y que Jesús, en ese momento en que los jóvenes fueron lastimados, él estuvo ahí con ellos, y que él puede sanar todas esas heridas en ese preciso momento que son lastimados los jóvenes.

Ahora estoy con siete jóvenes que están en recuperación y con dos jóvenes que son servidores. La recuperación es durante el proceso de sanación. y durante todo el proceso se lleva a cabo la recuperación del joven.

Ahora vivo aquí, no con mi familia. Al principio mi familia ni se enteró de que me había venido para acá. Volví a vivir con mi familia, pero no tenía nada contacto con ellos. Teníamos horarios diferentes. A veces ni siquiera llegaba yo a la casa y no tenía mucho contacto con ellos. Yo vengo de una familia desintegrada completamente. Todos los hijos éramos pandilleros y, pues, yo salí de esa familia sin que se enteraran a dónde había ido. Se enteraron a raíz de que hubo una vez un programa de radio que se transmitió desde aquí. A los dos meses se enteraron que yo estaba aquí, y en cierta forma les dio gusto. Pero durante, digamos, un año, yo no salí de aquí; me dediqué más a lo que fue mi recuperación y, terminando, salí a ver a mi familia. y pues, me recibieron bien y, digamos, a raíz de todo ello, yo con la experiencia que llevaba de aquí, de una comunidad que es como una familia, trato de llevar eso a mi familia, y esto funcionó en cierta manera. Uno de mis hermanos ya se casó y está bien, una de mis hermanas, y pues también ya se tranquilizó; era también pandillera y mi otro hermano pues también. y yo pues también ya me la llevé bien y empezamos a tratar de formar la familia, ¿no? y llegó un momento en que sí formamos lo que es una familia integrada. Luego hubo un problemilla y se tuvo que ir mi mamá de aquí, pero la familia aun sigue integrada. Cada ocho días los veo porque mi servicio aquí es de 24 horas y me dieron los fines de semana para ver a mi familia.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search