Testimonio 5

¡Qué ironía! Cuando me acosté estaba demasiado cansada para, escribir en este diario y ahora... ¡me ha dado insomnio! Tal vez a causa de las cosas que se me están moviendo dentro, muy fuertes.
Creo que gracias al tiempo que llevo en Al-Anón estoy comprendiendo mejor mis conflictos con mi familia. Estoy más clara y capacitada para romper con esa dependencia tan destructiva para mí.

Lunes 14 de septiembre de 1994

¡Qué ironía! Cuando me acosté estaba demasiado cansada para ,escribir en este diario y ahora... ¡me ha dado insomnio! Tal vez a causa de las cosas que se me están moviendo dentro, muy fuertes.

Creo que gracias al tiempo que llevo en Al-Anón estoy comprendiendo mejor mis conflictos con mi familia. Estoy más clara y capacitada para romper con esa dependencia tan destructiva para mí.

Estoy avanzando hacia mi recuperación, sintiendo un nuevo valor y autorespeto que yo no conocía. Empiezo a ver dentro de mí con una claridad que me sorprende. Es como si antes, al querer mirarme, sólo veía como un agua turbia y sucia; no podía entender muchas cosas por las que sufría. Ahora siento a veces como si mirara un agua tan cristalina que con facilidad descubro cuáles son mis problemas e incluso puedo irlos solucionando.

Yo sé que me falta mucho por recorrer, pero ahora tengo la certeza de que al fin he empezado. a andar por el camino correcto para ir hacia donde necesito dirigirme. Hacia mi crecimiento espiritual, hacia mi fortalecimiento espiritual.

Apenas hoy he tomado conciencia de la importancia de este último año de mi vida en el que comencé a asistir a Al-Anón. Hoy valoro la importancia y el significado de este año. He dedicado tiempo, energías, esfuerzos, pensamientos y lecturas a mi recuperación. He trabajado duro para cambiar y no ha sido fácil, pero ¡cómo lo necesitaba! Tal vez nadie se daba cuenta de lo mal que yo me sentía, pero yo si estaba sufriendo intensamente con mi forma de ser. Los conflictos internos que tenia me consumían literalmente.

Hoy estoy feliz por tener tanta avidez de aprender sobre la recuperación. Estas lecturas son esenciales en este momento. Al-Anón ocupa un lugar muy especial en mi vida. Comencé a asistir a las juntas de Al-Anón sólo para resolver un problema puntual: que no soportaba el ver bebiendo a alguien cercano sin ponerme mal. Las juntas eran, francamente, casi una distracción para mí, si acaso una terapia, pero ahora veo el compromiso con mi recuperación como una cuestión de vida o muerte, porque yo en realidad estaba desperdiciando mi vida.

Gracias a Dios he podido ver todo esto y al fin darle otro sentido y contenido a esta vida que yo estaba perdiendo, casi sin saberlo. Estoy avanzando hacia la verdadera posibilidad y realidad de ser feliz en el presente. Empiezo a experimentar la gratitud sincera hacia la vida. Gracias, Dios mío, por darme este día, pero no sólo como un espacio de tiempo, sino el día con la capacidad para gozarlo en lugar de convertirlo en un espacio de tiempo para sufrir más.

Quisiera seguir escribiendo, pero ya es muy noche. Todos duermen y me parece que después de darme este momento para mis reflexiones estaré ya tranquila y podré dormir. Más vale, ¡pues mañana tengo que despertarme temprano!

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search