Empecé a drogarme con marihuana a los trece años. La usaba diario, en pocas dosis. Así pasé como un año hasta que mi cuerpo quiso más y empecé a usar cosas como cocaína, SP, lsd, goma de opio, y todas las cosas que han inventado. Me las metí en mayor cantidad y empecé a tener problemas en mi casa y en la escuela. Me clavé mucho con la cocaína, empecé a usarla a diario

Soy alcohólico y drogadicto, llevo cinco años en un programa de recuperación. Quiero felicitarlos por su revista, estaba leyendo el número 21, en la cual se toca el tema de legalizar o no las drogas y me puso a pensar sobre el tema. Yo estaba a favor de su legalización aun estando en un grupo de AA. Jamás me había puesto a considerar

Todo parece un sueño. Despierto empapada en sudor, con las manos adoloridas; mi conciencia desconoce todo. ¡Es tan difícil saber donde está la realidad! Una idea zumba en mi mente: "soy gorda, mucho muy gorda y estoy sentada en una mesa, comiendo."

Al principio él me caía mal, pero cuando fuimos novios, desde la primera salida, empecé a decirle: "¿Cuándo nos vemos, a qué hora vienes?"
Era una desesperación cuando él se iba, cuando me decía: "No nos vamos a ver tal día"; sentía que me moría, desesperada, pensando:

"No comprendo cómo es que no te has suicidado", sentenció, con absoluta seriedad, mi psiquiatra. El doctor Héctor Manuel Pinedo había estado tratando, durante años ya, mi depresión endógena y, por lo tanto, me conocía bien.
De repente, su expresión me pareció devastadora y yo no supe cómo interpretarla, si en calidad de elogio o de incitación.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search