¡Hola! ¿Acaso nos conocemos ya? Sí. ¿No? Déjame decirte un ,poco acerca de mí. Yo no me asocio tan fácilmente con cualquier persona. Sólo escojo a aquellos que me saben apreciar y únicamente cuando la ocasión es adecuada. Te he escogido a ti porque gente como tú es muy especial para mí; porque personas como tú son muy receptivas a mis muchos talentos.

Anoche sentí un frío intenso,
Quise gritar, al sentir que mi vida se iba a acabar,
Al sentir que penetraba en un mundo inmenso
Al ver a lo lejos una luz que anhelaba, pero no podía alcanzar

Estoy en la recámara. Al parecer, hace meses que estoy en la recámara. Para ser más específicos, estoy en la cama. Aparentemente, también llevo meses en la cama. Son las doce del día. Otra vez.
Me desperté a la hora en que mi esposo se despertó y estuve un poco con él mientras se preparaba para salir a trabajar. Desayuné con él. Procuré darle la impresión de que mi día empezaba,

¿Qué tiene el comer compulsivamente que me hace sentir la necesidad de darme un baño? No me refiero al comer compulsivo que practico en un buen restaurante, con amigos, y que generalmente concluyo con una rebanada de pastel o una taza de té y una buena dosis de carcajadas. No, me refiero al comer compulsivo que una practica a solas,

Lo acepto: soy una mentirosa. No por elección personal, se los aseguro, sino por razones de autopreservación. No es fácil estar en el mundo siendo una mujer gorda que trata de comer las cosas que yo quiero comer. Las miradas de acecho están en todas partes. La gente está juzgando. ¿Cómo puedo entrar en una panadería y pedirle galletas a una muchacha delgada

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search