Praeventum

Imprimir
Con el paso del tiempo, y por los estilos de vida en las sociedades modernas, las personas han tenido que centrar su atención y preocupación en actividades muy diversas que les permitan responder a las exigencias que marca la dinámica socioeconómico-cultural que plantea el vivir dentro de ellas,

Praeventum
Aplíquese para evitar las adicciones

En esta ocasión nos vamos a referir a algunos aspectos del comportamiento que son de gran importancia para conocer a los demás y a nosotros mismos y que tienen mucha utilidad para prevenir el uso indebido y adicción a las drogas.

Los mencionados aspectos tienen que ver, por un lado, con la expresión de nuestras emociones, sentimientos, ideas y dudas y por el otro, con la capacidad para conocer y atender tales expresiones en los demás.

Con el paso del tiempo, y por los estilos de vida en las sociedades modernas, las personas han tenido que centrar su atención y preocupación en actividades muy diversas que les permitan responder a las exigencias que marca la dinámica socioeconómico-cultural que plantea el vivir dentro de ellas, para lo cual sacrifican prácticas y costumbres que contribuyen a que su desarrollo humano sea más integral, es decir, han tenido que dejar de adquirir recursos del comportamiento, en otras palabras, habilidades para resolver problemas y valorar situaciones, que les permitan enfrentar los desafíos y circunstancias que la vida de relaciones con las personas, la sociedad, el medio ambiente y en general les presentan, de tal forma que se alcancen ciertos grados de satisfacción vital en contraposición a la desesperanza de la incertidumbre, esto es, valorar las actitudes y emociones que den un mayor agrado a la vida diaria, frente a la ansiedad e inquietud consecuentes de los problemas cotidianos.

Por tal razón el desarrollo de la afectividad, dicho de otra manera, posibilitar que las personas comuniquen (hablen) lo que sienten y piensan, además de que puedan reconocer e identificar gestos y posturas que las demás personas empleen para decir o referir algo acerca de sus estados de ánimo u opiniones de hechos o sucesos de la vida cotidiana, máxime cuando se relacionan con los seres queridos.

Esta enseñanza y este aprendizaje de las expresiones de la afectividad conlleva gran relevancia para la prevención de las adicciones, ya que los factores de riesgo emocionales que abrumen a una persona pueden ser abordados con oportunidad evitando, con ello, malos entendidos, conflictos, incertidumbres y desacuerdos que ocurran en las relaciones padre-hijo, de pareja o cualquier otra relación importante para las personas y que puedan influir para que en individuo, ante su situación problemática decida equivocadamente hacer uso de sustancias tóxicas que no resuelven sus problemas y sí los complican más, poniendo en entredicho su salud, su vida de relaciones y su desarrollo personal, familiar y social.

Para iniciar el proceso de enseñanza-aprendizaje de la expresión de las emociones y los afectos, los padres de familia tienen distintas opciones, algunas de estas pueden ser, por ejemplo:

A manera de juego con los niños, puede mostrarles distintos gestos (caras) con los cuales usted denota sus estados de ánimo (alegría, enojo, duda, desinterés, agrado, etcétera) y les puede pedir que ellos realicen gestos propios sobre los mismos motivos y se los hagan frente a un espejo. Coménteles algunas diferencias notorias que se observan en su rostro y en la posición de su cuerpo que distinguen una expresión de otra.

Otra opción que tiene es recurrir a ciertos juegos como "Memoria de Emociones" que ha producido la empresa MARA S.A. con esa finalidad, expresar y desarrollar emociones.

Dichas actividades es pertinente complementarlas haciendo la exhortación a los niños, para que en forma verbal (hablada) expresen y comenten las sensaciones, emociones y sentimientos que les provocan las cosas que viven todos los días, para que no se vuelvan una presión molesta, esto también se puede lograr cuando el adulto, estando consciente de su papel como imagen de lo que el niño espera ser en un futuro, logra expresar sus afectos e ideas en voz alta cuando éste se encuentra presente, tratando de transmitirle con esta conducta, el valor de expresar las emociones tanto de desagrado como agradables, con el fin de conocerse y conocer a quienes le rodean y llevar una mejor relación con ellos.

Con los adolescentes y otros adultos se pueden estimular estas expresiones emotivas, comentando escenas de películas, obras de teatro, programas de televisión, revistas, etcétera, y las propias reacciones emotivas.

Lo más importante de todo lo anterior, es desarrollar una mayor atención para observar los cambios en la forma de ser habitual de las personas, cambios que pueden indicar que algo les sucede.