Los esquemas paternos

Los padres suelen solicitar consulta psiquiátrica infantil cuando su hijo tiene una crisis académica, de mala conducta, alteraciones graves en el sueño, en la alimentación, o cuando no se comporta de acuerdo a su género. De manera tradicional suelen "resolver" los demás problemas, generalmente con golpes o amenazas.

Los esquemas paternos

Deimos Aguilar

Los padres suelen solicitar consulta psiquiátrica infantil cuando su hijo tiene una crisis académica, de mala conducta, alteraciones graves en el sueño, en la alimentación, o cuando no se comporta de acuerdo a su género. De manera tradicional suelen "resolver" los demás problemas, generalmente con golpes o amenazas. Si por ejemplo el niño no quiere comer, lo culpan mencionándole "cuántos niños de la calle están sin comer", o lo amenazan con palabras como: "te voy a internar si no comes", etcétera. En el peor de los casos lo amenazan y lo golpean, y resuelven momentáneamente el problema, pero en realidad lo agravan más.

A los niños con bajo rendimiento escolar, sus padres los estimulan con dinero, juguetes, permisos, etc. También hay quienes los aterrorizan diciéndoles: "ya no te voy a querer", "te voy a meter a un internado", "yo no sé para qué sirves", "nunca haces nada bien", etcétera. Muchos padres "resuelven" así el problema de sus hijos por un tiempo, sin darle una solución definitiva.

Cuando enfrentan situaciones mucho más graves, como el consumo de drogas, acciones delictivas, homosexualidad o conductas suicidas, intentan resolver el problema de forma desesperada, incluso diciéndoles a sus hijos: "pues si te quieres matar hazlo de una vez", o "si te quieres ir de la casa, te me vas en este momento", y complican la situación hasta el extremo, en ocasiones, de la muerte.

Los padres sólo solicitan ayuda medica especializada hasta que "la gota derrama el vaso". Quienes suelen ser tradicionales en cuanto a sus técnicas de crianza, es común que repitan los métodos que utilizaron con ellos. Los padecimientos psiquiátricos graves son los que hacen que algunos se cuestionen su eficiencia como padres.

Los padres mas rígidos no buscarán ayuda porque ésta implica una actitud crítica, la cual no están muy dispuestos a enfrentar. Algunos otros, por falta de información, asocian al psiquiatra infantil con la locura, y no acuden a él para mejorar el desarrollo de su hijo.

Sin embargo, la psiquiatría infantil no solamente atiende casos límites de conducta, también se ocupan de trastornos que al principio pueden parecer poco graves, pero que si no se atienden se corre el riesgo de agudizarlos, hasta convertirlos en cuadros clínicos de consideraciones importantes.

Mencionaré algunas de las enfermedades en psiquiatría infantil más comunes, para que los padres estén mejor informados y modifiquen sus esquemas.

En la sección de "Trastornos mentales y del comportamiento" de la Décima revisión de la clasificación internacional de enfermedades, elaborada por la Organización Mundial de la Salud, se mencionan los siguientes trastornos:

1. Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, hiperfagia, pica.
2. Trastornos no orgánicos del sueño: disomnias, parasomnias, sonambulismo, terrores nocturnos y pesadillas.
3. Retraso mental: leve, moderado, grave y profundo.
4. Trastornos del habla y del lenguaje: pronunciación, expresión y comprensión del lenguaje, afasia con epilepsia.
5. Farfulleo, tartamudeo.
6. Trastornos del aprendizaje escolar: lectura, ortografía, cálculo.
7. Trastornos generalizados del desarrollo: autismo infantil, autismo atípico, síndrome de Rett y de Asperge.
8. Trastornos del comportamiento y de las emociones de comienzo habitual en la infancia y adolescencia: trastornos hipercinéticos, disociales y de las emociones mixtos, trastornos de tics.
9. Reacciones a estrés grave y trastornos de adaptación.
Episodios depresivos, trastorno depresivo recurrente, trastornos del humor persistentes.

Los padres identificarán estos trastornos cuando sus hijos no aprendan en la escuela, se orinen o evacuen en la ropa después de los cinco años, hablen con dificultad, quieran morirse o irse de la casa, se aíslen, tengan movimientos raros, presenten ataques, o no lleven el mismo nivel de desarrollo de sus hermanos. Con esta información, padres, maestros y todos aquellos que se relacionen con niños, tendrán más alternativas de conocimiento para ayudarlos oportunamente, y así sabrán que la psiquiatría infantil no es para niños locos.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search