Motivar a las Ong a impulsar la creación de coaliciones

Imprimir
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), si las presentes tendencias siguen avanzando, las muertes relacionadas con el tabaco en los países desarrollados aumentarían de dos millones al año actuales, hasta tres millones anuales en el 2030. Una de las causas de este problema son las agresivas tácticas de comercialización que las multinacionales tabacaleras utilizan en los países en vías de desarrollo, hacia los cuales se orientan en su búsqueda de nuevos mercados. Las ONG, actuando como aliadas, pueden desempeñar un papel crucial: Haciendo más accesible a las organizaciones locales más pequeñas la jerga política de las convenciones internacionales, presionando a través de los medios informativos sobre los gobiernos, compartiendo información sobre la industria tabacalera para socavar sus argumentos. Está claro que las ONG pueden influir en el desarrollo del Convenio Marco para la Lucha Antitabáquica.

Motivar a las ONG e impulsar la creación de coaliciones*

Emma Must**

Tenemos un problema
Según la Organización Mundial de la Salud (oms), si las presentes tendencias siguen avanzando sin obstáculos, las muertes por enfermedades relacionadas con el tabaco en los países desarrollados aumentarán de dos millones al año actuales hasta tres millones anuales en el año 2030, y en los países en vías de desarrollo, desde un millón anual hasta siete millones al año.

Una de las causas de este problema son las agresivas tácticas de comercialización que las multinacionales tabacaleras utilizan actualmente en los países en vías de desarrollo, hacia los cuales se están orientando en su búsqueda de nuevos mercados. En Sri Lanka, por ejemplo, la British American Tobacco patrocina una Golden Tones Disco", para la que ha contratado a chicas jóvenes vestidas con relucientes sarís dorados, que ofrecen un cigarrillo Benson and Hedges gratis y un encendedor a todo aquel que entra en la discoteca, y le dicen: "Adelante, quiero ver cómo te lo fumas ahora mismo".

Es evidente que necesitamos soluciones, y las necesitamos urgentemente. Por suerte, tenemos dos factores a nuestro favor:

1. Somos muchos.
2. Este es el mejor momento para reclamar soluciones.

La oms ha tomado la iniciativa y progresa a toda velocidad en el desarrollo de su Convenio Marco para la Lucha Antitabáquica (cmlat).

De modo que hoy quisiera hablarles un poco del cmlat; de por qué la participación de las ong será crucial para el éxito del proceso y de cómo podríamos actuar, todos y cada uno (desde la Alianza Mundial de Asociaciones Cristianas de Jóvenes o ymca por sus siglas en inglés, hasta el Consejo Internacional sobre Alcohol y Adicciones o icaa por sus siglas en inglés) para contribuir al éxito. Recurriré como ejemplo a una campaña británica en la que estuve implicada el año pasado, cuando trabajaba en el Movimiento por el Desarrollo Mundial (wdm por sus siglas en inglés), es decir, antes de unirme a la ASH, en Londres, para ocuparme del tema del tabaquismo.

El Convenio Marco
El cmlat es un ejemplo de ley internacional del mismo tipo que convenciones medioambientales como la Convención Marco sobre el Cambio Climático o la Convención de Viena para la Protección de la Capa de Ozono.

Los gobiernos signatarios estarían de acuerdo en perseguir objetivos amplios en ámbitos como:

o Publicidad de tabaco y marketing
o Contrabando
o Reglamentación de productos

El Convenio Marco podría venir acompañado de un proceso de protocolos, instrumentos legales más detallados para alcanzar objetivos políticos específicos en éstas y otras áreas, y que serían negociados al mismo tiempo o después.

El primer hito en la historia del convenio se remonta a mayo de 1996, fecha en que la Asamblea Mundial de la Salud convocó al director general de la oms para iniciar el proceso. La cuestión fue retornada por la doctora Brundtland el verano pasado, cuando ocupó su puesto como directora de la oms.

El siguiente hito se marcará la próxima semana durante la Asamblea Mundial de la Salud, donde los gobiernos tendrán la posibilidad de aprobar una resolución para dar luz verde a la fase política del Convenio Marco.

Papel de las ong
Las pruebas acumuladas a partir de otras convenciones dejan bien claro que éstas sólo son fuertes y útiles si las ong respaldan el proceso.

Las ong, actuando como aliadas, pueden desempeñar un papel crucial:

o Haciendo la densa y opaca jerga política de las convenciones internacionales más accesible a organizaciones locales más pequeñas.
o Practicando el lobbying y la presión a través de los medios informativos sobre los gobiernos una vez de vuelta en su país, y organizando luego un concurso de belleza entre ellos en reuniones sobre el convenio, en las que cada cual pugne por quedar el primero.
o Compartiendo información sobre la industria tabacalera para socavar sus argumentos.

Lucinda Wykle-Rosenberg, de infact, presentará ejemplos detallados de esa actividad por parte de las ong (coaliciones que sacaron adelante, por ejemplo, el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, la Convención Marco sobre el Cambio Climático y los tratados sobre las minas terrestres). En todos estos tratados, la regla general empírica es: Cuanto más importante sea el papel desempeñado por las ong en la negociación de tratados (o códigos) internacionales, más poderoso será el resultado final.

A continuación, me gustaría centrarme en cómo podríamos operar en las variadas y diversas áreas en las que trabajamos, para hacer del Convenio Marco una ley extremadamente poderosa que ayude a evitar en gran medida ese catastrófico futuro de muertes pronosticadas.

En primer lugar, quienes se ocupen de temas juveniles como las ymca, las Girl Cuides y las Girl Scouts, quizá deseen concentrarse en la utilización del convenio para poner fin a la comercialización de los productos del tabaco cuyos destinatarios son gente joven.

o En Camboya, por ejemplo, la multinacional Japan Tobacco recubre los carritos de los helados con publicidad de cigarrillos (sobre todo, para atraer a los niños).
o El éxito de estas tácticas dirigidas a los niños se refleja en el aumento del número de niños fumadores en los países en vías de desarrollo. En Malasia, el número de niñas fumadoras de menos de 12 años se ha triplicado en los últimos diez años.

O quizá quieran abordar el tema del contrabando:

o El contrabando de los productos del tabaco es un problema creciente; de hecho, ha aumentado 73% en todo el planeta entre 1990 y 1995.
o Cada año, 300 000 millones de cigarrillos o sea, un tercio de todos los cigarrillos que entran en el comercio internacional, son de contrabando y esquivan, además, impuestos y restricciones de importación.
o Uno de los fines que se persiguen es poner las grandes marcas internacionales al alcance de consumidores con escasos recursos, sobre todo, de jóvenes de países en desarrollo preocupados por la imagen y que consideran los productos occidentales sofisticados y elegantes. Los jóvenes pueden comprar esos productos porque el contrabando los abarata.
o De modo que tal vez quieran servirse del cmlat para frenar el problema del contrabando, imponiendo penas mayores a los contrabandistas y exigiendo timbres en todos los productos tabacaleros (para poder distinguir las mercancías legales de las ilegales), lo cual facilitará tanto la detección de los productos de contrabando como la tarea de asegurar el cumplimiento de las leyes.

 

Entre ustedes, hay quienes están preocupados por el tabaco como droga; quizá la icaa, la Federación Internacional de ong para la Prevención del Abuso de Drogas y Sustancias, y Acción para la Medicina Internacional.

Deben tener presente que:

o Los cigarrillos no son reglamentados como las demás drogas.
o La nicotina de los nocivos cigarrillos se puede conseguir libremente, mientras que la nicotina terapéutica (en forma de parches) sólo se puede conseguir con receta.

Los cigarrillos no sólo son tubos de papel rellenos de tabaco, sino también dispositivos de liberación de nicotina altamente sofisticados.
Quizá deseen incitar a sus miembros a que ejerzan presión sobre los gobiernos para que reglamenten el tabaco del mismo modo que las demás drogas, sometiéndolo a las mismas leyes que rigen la venta y promoción de otros dispositivos de liberación de nicotina.

Y también hay quienes están preocupados por la pobreza, como el Consejo Mundial de Iglesias.

Como dijo Mary Assunta acerca del tabaco y la pobreza, las cifras hablan por sí solas.

Una reciente encuesta en Bangladesh reveló que la gente con escasos recursos que fuma cinco cigarrillos al día tiene que reducir 15% la compra de alimentos, lo que entraña una reducción de su ingestión calórica de 15%. Y en Sri Lanka, las familias que cuentan con un fumador gastan generalmente entre 20% y 30% de los ingresos familiares totales en cigarrillos.

Éste es precisamente el tipo de argumentos que debería escucharse durante las negociaciones del Convenio Marco.

La campaña del WDM
A continuación, quisiera hablar brevemente acerca de una campaña específica, abanderada por una organización que se ocupa principalmente de cuestiones de responsabilidad empresarial: el Movimiento por el Desarrollo Mundial (wdm), con quienes trabajé antes de unirme a la ash el pasado abril.

El wdm estaba dirigiendo una campaña llamada "La persona antes que la ganancia", preocupada por el tema de maximizar beneficios y minimizar los costos de las compañías multinacionales.

El wdm vio en el cmlat un excelente modelo de reglamentación de una multinacional en concreto: la industria tabacalera. Este modelo podría aplicarse potencialmente a otras industrias.

En septiembre pasado, lanzaron Marketing Death ("Muerte al marketing de la muerte"), una campaña sobre pautas mundiales en la comercialización del tabaco, con el objetivo específico de hacer que el gobierno británico demostrara su firme compromiso con el Convenio Marco para la Lucha Antitabáquica en su documento normativo del mes de diciembre.

La campaña, que utilizó maniobras sensacionalistas, fue lanzada en Trafalgar Square. Ad's Army, un curioso pelotón de astutos ejecutivos publicitarios (en realidad, un puñado de estudiantes de teatro disfrazados ), se dedicó a lanzar cigarrillos gigantes hacia un mapa del Tercer Mundo antes de "partir a la conquista de nuevos mercados en África, Asia y América Latina".

La campaña incluía la distribución de miles de panfletos que contenían una postal que debía ser enviada al Primer Ministro, Tony Blair. Finalmente, le fueron enviadas más de 3 000 (lo sabemos porque recibimos una desesperada llamada telefónica de una funcionaria agobiada, que nos dijo que le habían entregado la pila de postales y preguntaba si tenía que responder a todas).

Dos paladines de la lucha antitabaco en los países en vías de desarrollo --Mary Assunta de Malasia y Sajeeva Ranaweera de Sri Lanka-- fueron invitadas entonces a una gira por Inglaterra. Participaron en charlas públicas y en otras a las que asistieron los medios masivos de comunicación, y explicaron cómo la industria tabacalera estaba captando a la gente de ambos países mediante agresivas tácticas de marketing, proscritas en la Unión Europea.

El wdm organizó asimismo una llamativa conferencia de prensa mixta con la ash y la Asociación Médica Británica, y presentó una moción preliminar al Parlamento para que los miembros del éste certificaran su apoyo.

El resultado de todas estas actividades de campaña fue que el documento normativo redactado el pasado mes de diciembre contenía una sección importante sobre el Convenio Marco y un compromiso por parte del gobierno para "hacer cuanto nos sea posible" por sacarlo adelante. No fue poco si se tiene en cuenta que, según un funcionario, tres meses antes el asunto "ni siquiera estaba en el aire".

Conclusiones
Está claro que las ong pueden influir en el desarrollo del Convenio Marco para la Lucha Antitabáquica y que somos una parte vital de la solución.

En primer lugar, consigan información en esos estupendos y lustrosos folletos producidos por la tfi; también suscribiéndose a Globalink, donde actualmente está teniendo lugar una conferencia internacional por e-mail con abundante información sobre el proceso cmlat, futuros acontecimientos y acciones que ustedes pueden emprender.

Y encuentren su lugar: ¿qué aspectos del proceso cmlat son más importantes para sus organizaciones? ¿Cómo pueden actuar las organizaciones para que sus exigencias normativas se hagan realidad mediante el convenio? Y esto es válido tanto para organizaciones juveniles preocupadas por el tema de la eliminación del marketing dirigido a los jóvenes o el tema del contrabando, como para organizaciones preocupadas porque se reglamente el tabaco como las demás drogas, o como para aquéllas dedicadas principalmente al tema de la pobreza y la responsabilidad empresarial.

De no haber perdido mi equipaje en el viaje desde Londres, en este momento me habría gustado mostrarles una pequeña camiseta. Como no puedo enseñársela, la voy a describir: me la dio el año pasado Debra Efroymson, alguien que por aquel entonces trabajaba en una campaña en Vietnam. Es de una talla pequeña: para un niño de tres o cuatro años. Es de un rojo subido y tiene como motivo el logo de Rothmans "Dunhill" y una publicidad de la Copa Mundial del 2002. Esa camiseta es sólo una de las razones por las que tenemos que actuar. El Convenio Marco Internacional para la Lucha Antitabáquica podría incluir una prohibición mundial de la comercialización del tabaco, impidiendo así que vuelvan a producirse casos como el de la camiseta y ayudando a evitar que se hagan realidad esos 10 millones de muertes relacionadas con el tabaquismo pronosticadas para el año 2030.

Notas
* Ponencia presentada en el encuentro de la Coalición Internacional de Organizaciones No Gubernamentales Contra el Tabaco (ingcat) para la movilización de las ong internacionales, realizado en Ginebra los días 15 y 16 de mayo de 1999.
** ASH (Londres )