El tabaquismo como adicción y sus causas

Siempre me han preguntado si la persona que fuma mucho y que padece de tabaquismo es una persona enferma. Aquí habría que hacer varias aclaraciones. Primero, realmente saber si se tiene el problema del tabaquismo y ya se tiene la adicción al tabaco, y otra si la persona es solamente una fumadora habitual o una persona que abusa.

El tabaquismo como adicción y sus causas

Gilberto Espino González

Siempre me han preguntado si la persona que fuma mucho y que padece de tabaquismo es una persona enferma. Aquí habría que hacer varias aclaraciones. Primero, realmente saber si se tiene el problema del tabaquismo y ya se tiene la adicción al tabaco, y otra si la persona es solamente una fumadora habitual o una persona que abusa.

Antes de hacer estas aclaraciones, quisiera explicar que el tabaco, según la Organización Mundial de Salud (oms), produce 3.5 millones de muertes al año en todo el mundo, lo que equivale a la defunción de siete personas cada minuto por enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Y, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones (1998), la nicotina consumida en cualquier forma (puro, pipa, cigarro, masticada, etcétera) es la segunda droga más usada en nuestro país después del alcohol, llegando a fallecer más de 44 000 personas al año por enfermedades producidas por el tabaquismo; es decir, mueren 122 personas diariamente (ssa, 1998), muertes que pudieron evitarse con dejar de fumar.

Desde 1980 las enfermedades del corazón constituyen la primera causa de mortalidad en México (en 1998 se registraron 68 677 decesos por esta causa).

También es preocupante el aumento en la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón, y aunque sigue siendo mayor el número de hombres que padecen esta problema provocado por fumar, también es cierto que las estadísticas están siendo modificadas debido al aumento en el consumo de tabaco entre población femenina.

A continuación se especificarán las características que determinan la adicción al tabaco como una enfermedad.

Para saber si una persona es adicta o no a cualquier sustancia sea de tipo legal, como el alcohol, el tabaco, los fármacos o cafeína, o bien ilegal como la cocaína, la mariguana, el lsd, etcétera, debemos especificar algunos conceptos para considerarla como una adicción, y por lo tanto una enfermedad.

Conceptos básicos
Para determinar si una persona tiene una adicción a una sustancia es importante tomar en cuenta si presenta: tolerancia, dependencia física, dependencia psicológica y síndrome de abstinencia.

Pero antes es importante explicar lo que es una droga.

Vamos a considerar toda sustancia psicoactiva, psicotrópica o droga, como toda sustancia que altera algunas funciones mentales y a veces físicas, y que al ser consumida reiteradamente origina una adicción. Estos productos incluyen las sustancias, los estupefacientes y los psicotrópicos clasificados en la Ley General de Salud, los de uso médico e industrial, los derivados de elementos de origen natural, los de diseño, así como el tabaco y las bebidas alcohólicas (según la Norma Oficial Mexicana de la Secretaría de Salud).

Tolerancia, significa que cada vez se requiere de una dosis mayor para sentir los efectos que anteriormente se producían con pequeñas dosis. La tolerancia variará dependiendo del tipo de sustancia que se ingiera.

Dependencia física,se presenta cuando el organismo se habitúa o se adapta a esa droga para seguir funcionando, y cuando ésta falta produce una serie de alteraciones que provocan el Síndrome de Abstinencia o de Supresión.

Dependencia psicológica, se da cuando la persona va asociando el consumo de la sustancia con sus estados de ánimo, por ejemplo: tomar o fumar para relajarse, o consumir cocaína o anfetaminas para quitarse la depresión, asocian con el consumo pensamientos satisfactorios y de independencia, conjuntamente con actividades.

Síndrome de abstinencia o de supresión, es el conjunto de signos y síntomas, de gravedad variable, que aparece durante la suspensión brusca, total o parcial del consumo de una sustancia psicoactiva, luego de una fase de utilización permanente o del consumo de altas dosis.

Una vez aclarados estos conceptos, que deberán estar reunidos para conceptualizar la adicción como una enfermedad, podría señalar que el tabaco es una droga y, por lo tanto, una persona adicta es aquella que depende de la nicotina, sustancia adictiva del tabaco.

¿Qué lleva a fumar a una persona?
Las causas del tabaquismo son diversas; algunas se originan en problemas de índole familiar, individual o social; por ejemplo:

Problemas familiares
1. Desintegración familiar.*
2. Roles cambiados entre los miembros (el hijo mayor hacer las veces de papá de los hermanos y semipareja de la madre por ausencia del padre, entre otros).
3. Límites difusos (o muy rígidos o demasiado flexibles).
4. Mala comunicación entre los miembros de la familia (dobles mensajes, descalificaciones constantes entre los integrantes de la familia, etcétera).
5. Peleas constantes en la pareja, entre otros.

Problemas individuales
1. Baja autoestima.
2. Poca tolerancia a la frustración.
3. Resentimientos.
4. Poca tolerancia al dolor.
5. Factor biológico heredado (no determinante).
6. Sentimientos de soledad.
7. Sentimientos de vergüenza y culpa, entre otros.

Problemas sociales
1. Influencia de los amigos.
2. Presión social.
3. Problemas económicos.
4. Problemas escolares.
5. Problemas de trabajo.
6. Situaciones sociales asociadas al consumo de sustancias psicoactivas.
7. Disponibilidad de cigarrillos, entre otros.

 Todos estos problemas familiares, individuales y sociales se van entretejiendo y, junto con el consumo de la nicotina, va generando la adicción al tabaco, difícil de superar, aunque no imposible.

El fumar cigarrillos tiene ganancias segundarias en el sujeto que fuma y una función en la familia del fumador, por ejemplo: Hay quien aprende a manejar sus estados de ánimo fumando, ya que ante la presión en el trabajo, cuando tiene que al jefe, el fumador aspira una bocanada grande de humo y mediante este acto esconder su inseguridad y se da tiempo para pensar una respuesta. Para la familia, la función pudiera ser que al encontrarse en una discusión acalorada, el fumador al inhalar y exhalar el humo se relaja y disipa su enojo. Para el fumador esto podría parecer un beneficio en lo individual y en lo familiar, no permitiéndose ver otras posibilidades o alternativas en lugar de las ya aprendidas con el cigarro.

Nota
*Entiéndase como desintegración familiar la situación de una familia que a pesar de estar juntos todos sus miembros, no están unidos; es decir; viven aislados a pesar de estar en el mismo hogar.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search