Lucha antitabáquica: intenciones buenas ¿resultados reales?

Imprimir
Actualmente en todo el mundo, alrededor de 1,100 millones de personas fuman; es decir, uno de cada tres adultos; se prevé que la cantidad de fumadores alcance los 1 600 millones en el año 2025. Sin embargo, las acciones emprendidas para disminuir estas cifras y el consumo de nicotina en el mundo, no logran su objetivo.

Lucha antitabáquica:
Intenciones buenas, ¿resultados reales?

Aline Valdez Aranza

Actualmente en todo el mundo, alrededor de 1,100 millones de personas fuman; es decir, uno de cada tres adultos; se prevé que la cantidad de fumadores alcance los 1 600 millones en el año 2025. Sin embargo, las acciones emprendidas para disminuir estas cifras y el consumo de nicotina en el mundo, no logran su objetivo.

Es innegable que en México se realizan esfuerzos en materia de prevención y combate al tabaquismo por parte de las autoridades, pero también es cierto que los resultados hasta hoy obtenidos son casi nulos.

En este orden de ideas, existen disposiciones donde la Ley General de Salud expedida por el Gobierno Federal hace referencia al respecto, las cuales fueron ampliamente abordadas en el número de septiembre de Liberaddictus.

Algunos de los puntos que abordan dichas disposiciones son: el consumo de tabaco en lugares cerrados donde tenga acceso el público en general --tiendas de autoservicio, áreas de atención al público, transporte colectivo de pasajeros, etcétera--, en las cuales dicha conducta queda estrictamente prohibida.

Así mismo, se estipulan varias características que los paquetes de tabaco deben contener y se especifica que queda prohibida la venta o el suministro de tabaco a menores de edad, además de expender cigarros por unidad o en envases menores a 14 unidades. De igual manera, en dicha ley quedan reglamentadas ciertas características que la publicidad del tabaco debe cumplir, las cuales tratarán de impedir que ésta coadyuve en el aumento del número de fumadores en nuestro país.

Todas estas disposiciones serían una gran herramienta en el combate del tabaquismo, siempre y cuando se llevaran a cabo. Pero día con día, todas ellas se violan con la impunidad y la falta de conciencia que ya son habituales: las personas siguen fumando donde se les apetece, se siguen vendiendo cigarrillos a menores y por unidad en muchos lugares; sólo en algunos paquetes de cigarros se muestra el gramaje de alquitrán y nicotina que contienen. En materia de publicidad siguen existiendo algunos puntos débiles; no todas las prohibiciones marcadas por la Ley de Salud se han cumplido, sobre todo cuando se trata de promover algunos estereotipos.

Esa es la realidad. Las acciones a emprender no deben enfocarse más en la teoría, sino en la práctica. Lo que ahora corresponde hacer es vigilar el cumplimiento de las especificaciones que la Ley General de Salud hace respecto al Tabaquismo. Para ello, las autoridades deben actuar con fuerza y determinación para erradicar el mal manejo --principalmente comercial-- que se hace del tabaco en nuestro país, así como el adecuado cumplimiento y vigilancia del consumo de dicha sustancia tóxica en los sitios donde no está permitido. La corrupción, los intereses personales y la impunidad deben abandonar las esferas del poder si es que se desea que ésta y muchas otras leyes se cumplan al pie de la letra, y logremos así que nuestro país tenga una buena cultura de la salud y un mejor cuidado de su estilo de vida.