Enfoque de una buena cesación

Imprimir
Existen diferentes métodos para dejar de fumar. Para lograr una cesación exitosa se han estudiado todos los aspectos que rodean a la adicción por el tabaco. Al hacer una revisión de la problemática, se evidenció que el tabaquismo es un problema multicomponente (Surgeon General, 1990) donde los aspectos psicológicos conductuales y fisiológicos-farmacológicos

Enfoque de una buena cesación

Aline Valdez Aranza

Existen diferentes métodos para dejar de fumar. Para lograr una cesación exitosa se han estudiado todos los aspectos que rodean a la adicción por el tabaco. Al hacer una revisión de la problemática, se evidenció que el tabaquismo es un problema multicomponente (Surgeon General, 1990) donde los aspectos psicológicos conductuales y fisiológicos-farmacológicos constituyen aspectos fundamentales. A continuación se habla de los aportes de cada tipo de enfoque.

El enfoque conductual analiza el comportamiento de fumar desde la triple relación de contingencia. Toma en cuenta la observación de la conducta, la identificación de claves anteriores y los ambientes que controlan el comportamiento y la alteración de los antecedentes o las consecuencias, para lograr su modificación. Ello da origen a dos aproximaciones terapéuticas: las que se apoyan en el castigo, como son las técnicas aversivas, y las que se apoyan en el control positivo, como los procedimientos de autocontrol.

Los métodos adversivos se apoyan en el castigo para controlar el comportamiento; algunos de ellos son: "fumar rápidamente", que produce en el sujeto una intoxicación por monóxido de carbono, que se manifiesta con vómitos, mareos y taquicardias; o aplicar un shock posterior al acto de fumar. A largo plazo (un año de seguimiento), 21% de los participantes se mantienen sin fumar. La sensibilización encubierta es otra técnica, cuyo objetivo es que el paciente, a través de la imaginación, visualice un efecto aversivo de fumar, de tal manera que el sujeto tenga imágenes con un efecto de castigo, a la par de imágenes agradables por dejar de fumar.

También existen las técnicas de control positivo, que incluyen métodos de intervención combinados para lograr el automanejo del comportamiento de fumar. La técnica de autoregistro consiste en hacer que los fumadores lleven un registro diario de los cigarrillos que han fumado, la cual, al combinarse con la técnica de autoevaluación, tienen un buen resultado. El control de estímulos tiene el objetivo de eliminar conductas inadecuadas mediante la alteración de las situaciones de estímulos antecedentes. La técnica de reclusión ambiental consiste en aislar a los fumadores por un período de tiempo que varía de 24 horas a 15 días de todo tipo de estímulo. Estos son colocados en cuartos oscuros, sin ruidos y sin ver a nadie donde dormitan, en una total deprivación sensorial.

El enfoque farmacológico estudia el papel que juega la nicotina en el mantenimiento del habito de fumar, que ha sido estudiado desde los años sesenta. De los resultados obtenidos se desarrollan terapias farmacológicas para el tratamiento de fumadores; entre las más comunes están: el uso de sustancias parecidas químicamente a la nicotina, que al ingerirse en forma de píldoras o goma de mascar, engañan los receptores nicotínicos ubicados en el sistema nervioso central y disminuyen las ganas de fumar; el reemplazo de nicotina consiste en la administración de dosis manipulables de nicotina, que permiten desvanecer el nivel de tolerancia del fumador, hasta lograr la cesación tabáquica.

Existe una gran variedad de métodos para alejarnos del hábito de fumar. Sin embargo, lo más importante será siempre el verdadero deseo por lograr una cesación exitosa; lo demás reforzará nuestra intención por mejorar nuestra salud.

Referencias
Schwartz & Rider, citado en "Prevención y Cesación del Tabaquismo". Proyecto interagencial tabaco o salud en latinoamérica. Organización Panamericana de Salud, 1987.