La cesación jamás pasa de moda

Imprimir
El interés por encontrar formas y métodos para abandonar el tabaco es muy viejo. Esta historia se remonta hacia la primera década del siglo XX, pues en 1913 aparece por primera vez, en el semanario El Cojo Ilustrado, un artículo donde se recomienda masticar flores de manzanilla para que la persona pueda dejar de fumar.

La cesación jamás pasa de moda

Aline Valdez Aranza

El interés por encontrar formas y métodos para abandonar el tabaco es muy viejo. Esta historia se remonta hacia la primera década del siglo XX, pues en 1913 aparece por primera vez, en el semanario El Cojo Ilustrado, un artículo donde se recomienda masticar flores de manzanilla para que la persona pueda dejar de fumar.

En el periodo de los años sesenta y ochenta, diversos estudios y publicaciones de Estados Unidos --entre 550 y 350 respectivamente-- hablan sobre los diferentes métodos para dejar de fumar, y dejan entrever la dificultad para realizar una valoración global de los mismos, ya que faltaba un criterio uniforme en la selección de los tipos de fumadores, en la administración de los tratamientos y en la recolección de los resultados. Pocos estudios fueron comprobados por medio de exámenes bioquímicos.

A la fecha podemos encontrar una extensa variedad de métodos utilizados en pro de la cesación de fumar, que van desde los empleados en campañas educativas, hipnosis, acupuntura, programas de autoayuda, hasta estrategias farmacológicas. Los resultados varían de acuerdo a la disposición y nivel de consumo de la persona y del abordaje que se le dé.

"La revisión que la problemática de 'dejar de fumar' ha puesto en evidencia que se trata de un problema multicomponente (Surgeon General 1990) donde el peso específico que tienen los aspectos psicológicos, conductuales y fisiológicos-farmacológicos en el mantenimiento y en la cesación del hábito de fumar constituyen los aspectos fundamentales a ser tratados."1

Por otra parte, se ha estudiado que muchos fumadores, aunque desean dejar de serlo, no concientizan el daño que el cigarrillo les hace.

El propósito es personalizar los riesgos del fumar y los beneficios de dejarlo. Las razones más comunes que ofrecen las personas que dejan de fumar son: la salud (miedo de contraer enfermedades como el cáncer), los aspectos sociales, psicológicos (dar ejemplo, especialmente a los hijos), el costo (aunque ésta puede ser una razón más fuerte para los adolescentes que para los adultos, puede ser importante en aquellos con ingresos limitados). Una vez que existen las intenciones de dejar el cigarrillo, falta un buen asesoramiento del médico, o la elección del método adecuado.

El deseo de las personas por abandonar el hábito tabáquico, aunado al buen uso de una o varias técnicas, puede lograr una cesación exitosa. Los métodos para dejar de fumar obedecen o se aplican desde diferentes enfoques, los cuales serán explicados en la próxima columna.

Nota
1. Prevención y cesación del tabaquismo. Proyecto Interagencial Tabaco o Salud en Latinoamérica. OPS.

Bibliografía
Prevención y cesación del tabaquismo. Proyecto Interagencial Tabaco o Salud en Latinoamérica. OPS.
El rol del médico en la cesación de fumar. Proyecto Interagencial Tabaco o Salud en Latinoamérica. OPS.