El consumo de tabaco, un hábito madrugador

Imprimir
La edad de inicio en el hábito tabáquico es cada vez menor. Según datos de la OPS/OMS, la mayoría de los fumadores adultos comenzaron a hacerlo antes de cumplir los veinte años. La tolerancia a la nicotina se acrecienta aproximadamente un año después de que el adolescente tuvo su primera experiencia. Además, el consumo ocasional muchas veces se convierte en un hábito regular.

El consumo de tabaco un
hábito madrugador

Aline Valdez Aranza

La edad de inicio en el hábito tabáquico es cada vez menor. Según datos de la OPS/OMS, la mayoría de los fumadores adultos comenzaron a hacerlo antes de cumplir los veinte años. La tolerancia a la nicotina se acrecienta aproximadamente un año después de que el adolescente tuvo su primera experiencia. Además, el consumo ocasional muchas veces se convierte en un hábito regular.

¿Cómo empiezan a fumar los niños o los adolescentes? Muchos de ellos tienen contactos con el tabaco antes de probarlo siquiera1. A esto se une la frecuente insistencia de amigos, hermanos mayores o compañeros para que el niño o joven pruebe el cigarrillo, experiencia que frecuentemente resulta bastante desagradable.

Existen otras causas posibles para empezar a fumar2, como la curiosidad (el deseo de saber qué siente), la rebeldía (la inconformidad ante normas establecidas hace que violarlas produzca una sensación de poder), la insistencia de los amigos (el miedo a ser rechazado de su grupo sólo podrá ser superado por alguien que tenga una personalidad con alta autoestima y bien formada, que sea capaz de buscar nuevas amistades o mantener firmemente su decisión ante el grupo), la evasión (cuando la vida del joven no es satisfactoria por conflictos en su entorno, cree erróneamente que el tabaco será una forma de liberar esa tensión) y la falta de estímulos (por aburrimiento u ocio, por no tener una actividad en la cual mantenerse ocupado y distraído). Cabe incluir, por supuesto, la importante publicidad de tabaco en México, que a pesar de sus regulaciones, persiste en presentar imágenes donde se invita a los jóvenes a unirse a la buena onda del tabaquismo.

Lo que debería importarnos sería encontrar la manera de prevenir que este sector joven de la población caiga en el hábito del tabaquismo. Uno de los principales papeles lo juega la familia del joven, que deberá demostrar afecto y atención para lograr que los hijos crezcan con una buena autoestima y con seguridad en sí mismos. De igual manera, debe evitarse fumar enfrente de los menores, ya que éstos tienden a imitar las acciones de los demás, sobre todo de aquellos a quienes de una u otra manera admira.

La adicción al tabaco es una grave problema de salud, que en los últimos años ha ido en ascenso y que afecta a cada vez más millones de niños y jóvenes; tan es así que "se estima que prematuramente tomaran las vidas de unos doscientos cincuenta millones de niños y adolescentes, un tercio de los cuales se encuentran en los países en vías de desarrollo"3, de los que México forma parte".

Notas
1. Casas Martínez, María de la Luz. ¿Fumas?, NO gracias... Prevención del tabaquismo en la adolescencia.. Panorama, México, 1997, p. 46
2. Ibid, pp- 48-49
3. OPS/OMS, Boletín DSI-TOS, mayo 1999.