Perejil

Imprimir
Conocida y utilizada en todo el mundo como aderezo, el perejil constituye una hierba bienal, lampiña y aromática que crece de manera espontánea en el sudeste de Europa, Asia occidental, África septentrional y América.

Perejil
(Petroselinum sativum, P. Hortense)

de nuestra redacción

Conocida y utilizada en todo el mundo como aderezo, el perejil constituye una hierba bienal, lampiña y aromática que crece de manera espontánea en el sudeste de Europa, Asia occidental, África septentrional y América.

Ricas en vitaminas, proteínas, yodo, hierro, magnesio y otros minerales, las hojas del perejil, dulces y al mismo tiempo bastante picantes, son excelentes para acentuar el sabor de otras hierbas y aderezos.

Para fines medicinales, se utilizan las raíces y las hojas, ambas frescas, y las semillas cuando están maduras y secadas al sol. Los frutos contienen apiol, una sustancia oleaginosa que, aunque con aplicaciones terapéuticas, en dosis de 4g produce embriaguez química; por esa razón se desaconseja su uso en preparaciones caseras.

Las infusiones y decocciones preparadas con perejil no sólo combaten la flatulencia y estimulan la digestión, sino también favorecen la curación de afecciones hepáticas y la hipertensión, actuando como emenagogas. Debido a su acción diurética, se recomienda esta planta también en el tratamiento de la artritis, del reumatismo y de las molestias de la vejiga y de los riñones.

Externamente, ayuda a eliminar manchas, a curar abscesos, a cicatrizar heridas y a interrumpir la secreción láctea.

Fuente
Enciclopedia Salvat de las Plantas que curan