¿Alguna vez ha escuchado hablar de personas que, a pesar de nacer y vivir en condiciones de riesgo, se han desarrollado psicológicamente sanos y socialmente exitosos? En este artículo se hace una breve revisión del concepto resiliencia con el que se nombra la capacidad de algunos materiales de recobrar su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora. En el ámbito de las ciencias sociales se define a una persona como resiliente si es capaz de desarrollar competencia a pesar de ser criada en condiciones adversas. El autor pregunta: ¿le gustaría que sus hijos poseyeran las habilidades sociales básicas para sobrevivir y desarrollarse aun en circunstancias difíciles? y brinda información sobre cómo desarrollar esta capacidad de afrontar.

Se desconocen las consecuencias que sobre la salud mental tienen grandes problemas de salud pública como las adicciones, la violencia intrafamiliar y social y el abandono y marginación de adultos mayores y discapacitados. Todos estos eventos generan dolor, una sensación de displacer. Por lo que el objetivo de este artículo es iniciar con el análisis de diferentes tipos de dolor (sensorial y psíquico) y desde diferentes puntos de vista (filosófico, médico, psicológico y cultural). Se describe asimismo una clasificación del dolor en a) dolor agudo y dolor crónico, b) dolor somático y viseral y c) Dolor que quema (causalgia). El autor concluye que el dolor tiene colores, esquinas, misterios y reflejos.

Como parte del interés del autor por los dolores afectivos, producto de comportamientos y estilos de vida riesgosos para la salud, en esta segunda parte se analiza el dolor más frecuente: el de cabeza. Se menciona que según la Sociedad Internacional del Dolor de Cabeza, de cada cien mil personas, el 25% recurre a los analgésicos y el 9% de las personas adultas tienen al menos un episodio severo de cefalea durante las últimas dos semanas. Se mencionan las dos variedades de dolor de cabeza más frecuentes: a) el dolor de cabeza por tensión y b) las migrañas. Se proporcionan sus características.

En la tercera parte de la revisión de los aspectos sobresalientes acerca del dolor, el autor aborda algunos aspectos freudianos que han permitido su estudio y seguimiento. La importancia de estos planteamientos se ubica mejor en el ámbito cultural, ya que desde el paradigma psicoanalítico, la cultura se basa en la renunciación de los deseos instintivos y en la compulsión al trabajo. Todo aquello que se oponga a estos principios será, inevitablemente marginado. Para Freud, los hombres luchan por la felicidad y para evitar el dolor. El autor concluye que el conflicto del hombre con la cultura consiste en conjugar la libertad con la igualdad.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search