Acupuntura con niños consumidores Entrevista con el doctor Humberto Brocca Andrade

El director de la revista LiberAdicctus realiza una entrevista al Dr. Humberto Brocca en la que éste narra su experiencia de tratamiento de las adicciones con acupuntura, en un albergue para niños en situación de calle, Casa Alianza, México. Presenta algunos antecedentes históricos que muestran las dificultades institucionales en cualquier país que se trate para admitir la eficacia de este tipo de tratamiento. Aborda la manera en cómo funciona la acupuntura en el caso de las adicciones y pone énfasis en que su eficacia es a nivel orgánico, por lo que insiste en que para lograr mayor éxito se requieren intervenciones multidisciplinarias que den atención a los aspectos psicológicos, socioeconómicos y sociopolíticos involucrados en el problema de las adicciones.

Acupuntura con niños consumidores
Entrevista al doctor Humberto Brocca*

Sinto Espresate Renau y Julio E. Hernández Elías

LiberAddictus: ¿Cuál es el origen del tratamiento de las adicciones con acupuntura?

Doctor Brocca: Los programas de desintoxicación con acupuntura tienen cerca de treinta años en el mundo, empezaron cuando el doctor Wen, un neurólogo de Hong Kong, estudió analgesia profunda con acupuntura, después trabajó con sus pacientes, quienes le dijeron que con sus tratamientos acupunturales de anestesias se les quitaban las ganas de meterse heroína y opio. A raíz de ahí se empezó a estudiar y difundir el programa, basado en la auricoloterapia --puntos en la oreja-- y la electroacupuntura. La historia del programa en Estados Unidos es muy trágico: el primer director del programa fue asesinado y las autoridades sanitarias cerraron el lugar donde daba consulta, alegando una serie de irregularidades. Pero entonces los Panteras Negras, una banda puertorriqueña, impulsó el programa porque la droga estaba acabando con ellos. Es una especie de bodega del hospital se formó el centro de desintoxicación, y a partir de entonces empezó a funcionar. Actualmente generan una gran cantidad de información, tratan entre doscientas y trescientas personas al día, en una especie de consulta externa. Aparte hacen terapias individuales que abarcan adicciones como alcoholismo, tabaquismo, comedores compulsivos, heroinómanos, hasta ejecutivos con estrés. El programa se ha ido implementando en diferentes partes del mundo y aquí empezamos por casualidad también: un paciente me preguntó si se podía hacer algo por los niños de la calle adictos con la acupuntura, le dije que sí y empezamos a trabajar.

LiberAddictus: ¿No han tenido problemas por el uso de una medicina que no es muy común en nuestro país?

Doctor Brocca: Por supuesto que hubo estiras y aflojas. La gente prefiere creer en una mentira que le han dicho mil veces, que en una verdad que ve por primera vez, y por eso dudan de nuestra capacidad. Sin embargo, hay datos científicos de las ventajas que ofrece la acupuntura para tratar las adicciones. Incluso, en algunas partes de los Estados Unidos se han implementando programas para delincuentes adictos con acupuntura, en donde se les hace elegir entre unos meses encarcelados o el programa. En México, Casa Alianza es la primera que nos abre las puertas, queremos tener un resultado clínico evidente para mostrarlo a las comunidades científica, médica y psicológica, y convencerlos de su eficacia. Además, tratamos de complementar nuestro programa con otras investigaciones. Por eso estamos investigando la fórmula del activo, que es un cóctel de solventes e inhalantes; nos coordinamos con neurólogos y neuropsiquiatras para detectar cuál es el lugar del cerebro donde se provocan los cambios mayores, para medir la posibilidad de regenerar el daño neurológico.

LiberAddictus: ¿Por qué funciona la acupuntura para las adicciones?

Doctor Brocca: a nivel del Sistema Nervioso Central (snc), la adicción afecta sobre todo las estructuras del sistema límbico, que es el sistema de supervivencia del ser humano. Ataca fundamentalmente una cosa que se llama cascadas de recompensa, las cuáles provocan la satisfacción del ser humano. Lo que hace la droga es llegar al sistema límbico y meter un engrane de más, una especie de aditivo sin el cual la máquina ya no funciona igual. Desencadena un desequilibrio entre los sistemas simpático y parasimpático, lo que ocasiona que la conducta del adicto, y sobre todo su conducta motora, se centren en la necesidad de la droga. No hay una intervención directa de la conciencia para curar un adicto. Los planes psicológicos, a pesar de que están muy bien intencionados, son como el florero de la mesa, no explican la estructura del edificio. Lo que llena la acupuntura es eso. Tratamos con el cuerpo del niño le permitimos que se restablezca a nivel bioquímico de los neurotransmisores y de su propia conducta; que su cuerpo encuentre una salida. Está demostrado que la acupuntura estimula los neurotransmisores, y eleva el nivel de endorfinas y serotomina.

LiberAddictus: Que es el desequilibrio que produjo la sustancia...

Doctor Brocca: Exactamente. La acupuntura repara todo el sistema de receptores y neurotransmisores, le ofrece al joven la posibilidad de sentirse bien. Aunque nosotros trabajamos a nivel bioquímico, también pensamos que el tratamiento de las adicciones debe ser multidisciplinario, queremos articularnos con los diferentes niveles, necesitamos que existan otra serie de programas como la atención psicológica, la capacitación laboral, cuestiones jurídicas porque los niños son juzgados como delincuentes; todo un contexto de recuperación. A veces se cree que los niños ya no tienen remedio y de antemano los condenamos a entrar en una resbaladilla cada vez más empinada, pero eso no es cierto. Además, la sociedad debe buscar las soluciones porque ésta es la que crea la necesidad de las drogas. La droga viene a cubrir una necesidad que la propia sociedad ha creado porque no tiene nada que ofrece.

LiberAddictus: Las condiciones de la sociedad actual...

Doctor Brocca: Exacto. Uno de los promotores del programa de acupuntura en los Estados Unidos era líder de los Panteras Negras, escritor, científico y defensor del programa, pero también llegó a estar en la lista de los diez hombres más buscados de los Estados Unidos. Me recuerda la última escena de la película Malcolm X, en la que dos individuos platican sobre los disturbios provocados por los negros. Les preocupa que los negros ya estén adquiriendo mucha conciencia, se están organizando, tienen líderes inteligentes, "qué vamos a hacer", le pregunta uno al otro, y el otro le responde: "vamos a meterles droga". Creo que eso pasa aquí de alguna manera: aunque la adicción siembra inquietudes y culpas en la sociedad, no hay mucho interés para que se resuelva, porque el narcotráfico es un negocio redondo. La acupuntura, en mi opinión, viene a llenar un bache, porque las alternativas tradicionales sólo cambian el tequila por el mezcal: "para que dejes el activo te voy a dar una benzodiazepina; para que dejes la heroína te voy a dar metadona, para que dejes la mariguana te voy a zumbar una serie de tranquilizantes". A nivel orgánico nunca se llega a romper el fenómeno adictivo.

LiberAddictus: Si la acupuntura llenaría la parte orgánica: ¿qué otros aspectos podrían atacar las otras áreas?

Doctor Brocca: Dentro de las posibilidades psicológicas existe una reprogramación del cerebro, porque la droga viene a articularse ahí, entonces desestabiliza y eso hay que trabajarlo. Además, el entorno social le concede a la droga una serie de mecanismos de refuerzos. Después de que el niño ha trabajado en algunos programas, sale a la calle y se encuentra a sus cuates, un ambiente sugerente, la coladera donde se metía, y el cuerpo le empieza a pedir la reincidencia.

LiberAddictus: ¿Qué conflictos específicos entrañan el trabajar con niños adictos de la calle?

Doctor Brocca: Creo que los adictos enfrentan un conflicto muy importante con el tiempo: tienen un pasado que les duele y un futuro que no les ofrece nada; la droga dilata el momento y el adicto se mantiene en un eterno presente sin recuerdos dolorosos ni incertidumbre por el futuro. Esto es particularmente difícil de trabajar en nuestros niños, pues al ser tan pequeños y vivir en condiciones tan lamentables, no tienen una conciencia de conceptos como tiempo o porvenir. Por eso nuestro programa tiende a desarrollar un esquema de tratamiento exclusivo para los niños mexicanos que consumen drogas mexicanas, para saber dónde tenemos que trabajar para regenerar las zonas del cerebro afectadas, y cómo podemos diseñar instrumentos que avalen el programa de acupuntura ante las comunidades.

LiberAddictus: ¿En qué consiste el servicio de acupuntura que realizan en Casa Alianza?

Doctor Brocca: Afines de noviembre comenzamos a explicar el programa a la gente que trabaja aquí, capacitamos a quienes tienen más contacto con los niños y empezamos a poner agujas en enero. A través de los puntitos que ponemos se pueden manejar situaciones de emergencia y casos de adicción y síndromes de abstinencia graves. Se ponen cinco puntos específicos en la oreja, nosotros le metemos unos puntos más por si vemos un niño particularmente ansioso, o alguien con problemas de garganta o de estómago; entonces aprovechamos la sesión para poner agujas en distintos lugares. Hacemos el programa de lunes a viernes, vengo yo o mis otros dos compañeros y ponemos nuestras agujas. La idea original es capacitar al personal de la institución para que pueda encargarse del tratamiento y lo integre en todas las fases del proceso de recuperación del niño, ya sea en Ollin o en Refugio, pues además, tiene la ventaja de tener un costo bajísimo, ahorita estamos trabajando con un solo donador que nos da cinco mil pesos, nosotros somos tres médicos que donamos el tiempo, compramos materiales con ese dinero, y otro tanto lo dona el Instituto Politécnico Nacional (ipn).

LiberAddictus: ¿Y cuáles han sido los resultados?

Doctor Brocca: Al principio parecía que estábamos en la jaula de los changos: se aventaban, se gritaban, se arrojaban cosas, y ahora ya no es así, además, el número de pacientes se ha incrementado, entre los niños se cuentan que les están haciendo esto, algunos de ellos me han dicho que ya no consumen o que han reducido su consumo de sustancias, otros se sienten tranquilos, y hasta hay quienes son muy retadores y llegan por las agujas porque dicen que con ellas es más rico el momento en que se droga. Por lo pronto no tenemos un instrumento que mida el éxito de nuestro programa --esa es la siguiente fase que vamos a llevar a cabo--, pero los consejeros y las autoridades de la casa nos han dicho que los niños salen menos a la calle a drogarse, se mantienen más tiempo en el refugio, están menos ansiosos y duermen mejor. Esos datos son muy buenos.

LiberAddictus: ¿Qué actitud muestran los niños ante el servicio de la acupuntura?

Doctor Brocca: Algo en lo que nosotros insistimos dentro de la capacitación, es no psicologizar nuestra intervención con el niño: no hablar, no tirarles línea, sino ponerle las agujas, para que él sienta. Con algunos de los niños y las niñas me va muy bien, otros no me pueden ver ni en pintura, pero a mí me vale; porque a mí no me interesa compadecerme de sus problemas, mi papel es a nivel físico; el nivel de la acupuntura no es un efecto psicológico o placebo, es un efecto orgánico concreto. Lo importante del tratamiento es la sensación, que el niño empiece a sentir cambios orgánicos, que su cuerpo no quiera la droga, porque finalmente, lo que hacen al drogarse, es sentirse bien.

LiberAddictus: ¿Cómo ve el problema de los niños de la calle?

Doctor Brocca: El niño de la calle es en quien se han agudizado todos los problemas del país, son auténticos marginados que se meten los productos de más ínfima calidad, por eso se sienten muy orgullosos cuando se meten un toque de cocaína, por ejemplo. Pero nosotros sí creemos en ellos: son seres realmente adultos, han vivido una serie de cosas tremendas, se conocen bien, tienen una estructura social compleja. No sé qué va a pasar en el momento que empiecen a reclamar sus derechos. ¿Qué vamos a hacer con ellos, dónde los vamos a meter? Siento que es un problema que requiere soluciones creativas y en este sentido, aquí en Casa Alianza sí existe esta creatividad, después de todo me abrieron la puerta, uno está acostumbrado a que la acupuntura sea vista como la lectura de cartas, pero Casa Alianza confió en nosotros. Por eso es que las autoridades nacionales de acupuntura y el ipn apoyan el programa, porque tenemos la intención de difundir la acupuntura como un sistema de tratamiento efectivo, mucho mejor que las alternativas que existen.

LiberAddictus: ¿Tienen otros planes para evolucionar el servicio de acupuntura?

Doctor Brocca: Queremos aprovechar la herbolaria mexicana, estamos diseñando una fórmula que se pueda aplicar en los casos de drogadicción. Nuestra idea es también, a largo plazo, integrar un equipo de pacientes que aprendan a hacer el tratamiento. Nuestro programa es ambicioso, tenemos poco tiempo de trabajar, no todas las condiciones nos son favorables, pero uno hace un esfuerzo muy severo. Aparte vamos a hacer la investigación sobre el uso del activo y los inhalantes, en combinación con personas de la Facultad de Química de la unam, y del ipn. También estamos intentando estrategias de regeneración neurológica, porque tenemos confianza en que los niños podrán responder si les damos otra oportunidad.

Nota
*Introductor de tratamientos de desintoxicación por acupuntura en Casa Alianza

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search