Adicciones, artistas, arte Entrevista con José Agustín

El consumo de alcohol y drogas en la actividad creativa, el fenómeno de los beatniks (las personas que han probado drogas con el fin expreso de crear), los reportes de que la naturaleza creativa de los artistas es muchísimo más vasta con dicho consumo y la conclusión de que el general, no se requiere del alcohol ni de ninguna droga para producir arte, son los temas abordados por José Agustín, afamado escritor mexicano de la década de los 60's, en la entrevista que Liber-Addictus realizó en el volumen especial que analiza la relación entre arte y adicciones. En opinión del autor, la desesperanza que genera el capitalismo salvaje es una de las razones por la que se consume tanto droga actualmente por lo que concluye que el consumo de drogas en el ámbito social va más allá de las gentes destacadas que las han consumido.

Adicciones, artistas, arte...
Entrevista a José Agustín

Sinto Espresate Renau

LiberAddictus: ¿Qué me puedes decir acerca del consumo de alcohol y drogas en la actividad creativa?

José Agustín: No son cosas que tengan que ir por fuerza aparejadas, pero la naturaleza rebelde y de alta sensibilidad de los artistas hace que muchos de ellos las frecuenten

Hay casos muy notorios, como Edgar Allan Poe, Charles Baudelaire, los poetas malditos, los poetas del lago, los surrealistas o los beats. Con el alcohol no se diga, hay obras que tratan el tema muy a fondo, especialmente Bajo el volcán de Malcolm Lowry.

Pero los beatniks son los únicos que han probado drogas con el fin expreso de crear, los demás las han consumido por todo tipo de razones, y todos coinciden en que su naturaleza creativa era muchísimo más vasta; si lo hicieron fue porque les tocaba, pero no porque lo necesitaran. En general, no se requiere del alcohol ni ninguna droga para producir arte.

LiberAddictus: ¿Cuáles son los pros y los contras de ese uso?

J.A.: El principal contra es el exceso, que puede acabar a las personas cuando todavía se encuentran en condiciones de seguir produciendo, como Pepe Revueltas, que pudo haber producido más si no hubiera consumido tanto alcohol, lo mismo se puede decir de Juan Rulfo, creo que el alcohol no le ayudó mucho con todas sus dudas creativas. El caso del mismo Malcolm Lowry fue tremendo; murió en condiciones horrendas a causa del alcoholismo. Otros han podido sortearlo tremendamente bien. El caso más notorio es el de Willian Burroughs: se murió bastante longevo y entero, y no murió a causa de las drogas que consumió, y mira que consumió prácticamente todas las habidas y por haber; en cambio Philip K. Dick murió demasiado joven a causa del consumo de drogas, entonces yo creo que ese es el contra principal, caer en la adicción muy fuerte. A favor yo diría que, sobre todo los alucinógenos --aunque el alcohol no se puede excluir--, ensanchan la conciencia y permiten tener experiencias que para una gente muy sensible puede servir para obtener temas o para producir cierto tipo de cosas que en circunstancias normales jamás hubieran imaginado. Este es el caso de Philip K. Dick, quien supo utilizar su drogadicción con fines temáticos. Él tiene muchísimas novelas que tratan sobre drogas. En la de Dik, por ejemplo, los personajes toman una droga muy especial que inventan, o tiene otra que se llama La luna de Alfania, que es un planeta entero en el que todo el mundo se ataca durísimo. Junto a Burroughs, es el que más ha tratado el tema de las drogas.

LiberAddictus: Tú has pasado por distintos movimientos contraculturales, ¿se pueden especificar que en tal momento se haya usado talo cual droga?

José Agustín: No exactamente, pero sí hay ciertas drogas que de repente son preferidas. Los poetas del lago, como Thomas de Quincey, al igual que varios de los malditos, Verlaine,: Baudelaire y Rimbaud, consumían mucho opio en forma líquida, le llamaban láudano, una droga muy de moda de fines del siglo pasado, muy ligada a movimientos de esa naturaleza. Después, el alcohol fue muy popular en la generación de los veinte de los Estados Unidos, la generación perdida, en especial Fitzgerald y Hemigway, quienes fueron unos borrachones de campeonato mundial; a esa misma generación, aunque no está ligado a ellos, pertenece Lowry, un alcohólico que, según él, bebía hasta la sobriedad; luego, los alucinógenos cobran una importancia muy grande con los beatniks y los hippies, escritores hippies y posthippies consumieron muchos alucinógenos, entre ellos Ken Kesey, pionero tremendo en esos terrenos, uno de los grandes autores de la psicodelia en el mundo. Ahora hay predominio de la cocaína, en muchas novelas los personajes consumen coca.

LiberAddictus: ¿Tú piensas que los artistas provocan alguna influencia por su consumo de drogas en la sociedad?

José Agustín: En algunos casos posiblemente sí, su manera de hablar de sus experiencias, muy específicamente en el caso de Burroughs o de Paul Bowles, puede resultar seductora para mucha gente, pero yo diría que el consumo de drogas a nivel social va más allá de las gentes destacadas que las han consumido.

LiberAddictus: ¿Y qué pasa con los cantantes, los grupos, los rocanroleros?

José Agustín: Muchos rocanroleros le han cantado a la morfina, la heroína o la mariguana. Hay una canción de The Fugs, por ejemplo, una cantata tipo Bach, en la que se la pasan diciendo mariguana, es una cosa muy divertida. Pero yo no siento que en el grueso de la producción rocanrolera esto llegue a ocupar un uno por ciento, o sea que si la gente consume drogas no es por el mimetismo de tantos rocanroleros que lo hacen, sino por problemas mucho más graves de la sociedad actual.

LiberAddictus: ¿Cómo ves la situación actual en el consumo de alcohol y drogas?

José Agustín: Esta época tienden mucho al consumo de las drogas. En nuestros países el fenómeno se ha incrementado a partir de los años cincuenta, cuando la gente de la clase media le empieza a meter muy fuerte a las píldoras, los tranquilizantes, y los barbitúricos, al margen del alcohol y los alucinógenos, que también tienen una tendencia muy fuerte. A partir de esas fechas el mundo entra en un periodo de mayor desencanto, las metas vitales se ven cada vez más difíciles de lograr, las sociedades son capaces de crear dos holocaustos tremendos como las guerras mundiales, y el capitalismo salvaje hace que se pierda la noción de un futuro. Todo esto invita mucho a la desesperanza, y es una de las razones por la que se consume tanta droga. Si hubiera un estado anímico social más esperanzador, un Estado donde hubiese una justa distribución de la riqueza, una verdadera justicia social, donde no hubiera explotación ni violencia intensiva, se consumiría en una cantidad mínima. En el momento en que se corrigieran todos estos males el consumo de drogas caería terriblemente y sólo tendría una noción ritual o festiva.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search