Meditación y adicciones La trampa circular de la adicción (entrevista al doctor Deepak Chopra)

Se presenta una entrevista realizada por Dennis McGuire al Dr. Deepak Chopra, originario de la Indica y graduado en una de las mejores escuelas de medicina de Estados Unidos. Puesto que en los últimos años se ha comenzado a valorar algo de la sabiduría de las tradiciones orientales de curación y de sus valores (ya se utiliza la acupuntura como auxiliar en el tratamiento de adicciones), y a pesar de que muchos occidentales siguen siendo flexiblemente leales a las prácticas médicas clásicas de su cultura, aquellos que están de alguna manera en contacto con los procesos de recuperación se han dado cuenta de que la curación implica mucho más de lo que aparenta. El Dr. Deepak Chopra es un puente efectivo entre las culturas oriental y occidental. Se ha ganado un lugar de respeto en todo el mundo por su capacidad de comprender y explicar los fenómenos de la humanidad y los procesos de curación.

Meditación y adicciones
La trampa circular de la adicción*

Entrevista con el Dr. Deepak Chopra
por Dennis McGuire

En años recientes hemos comenzado a aquilatar algo de la sabiduría de las tradiciones orientales de curación y de sus valores. Ya se utiliza la acupuntura como auxiliar en el tratamiento de adicciones, hemos llegado a apreciar el valor de la meditación, y yoga es casi una palabra coloquial. A pesar de que muchos occidentales siguen siendo flexiblemente leales a las prácticas médicas clásicas de nuestra cultura, aquellos que están de alguna manera en contacto con los procesos de recuperación se han dado cuenta de que la curación implica mucho más de lo que aparenta.

El doctor Deepak Chopra es un puente asombrosamente efectivo entre los mares de Oriente y Occidente. Originario de la India y graduado en una de las mejores escuelas de medicina de Estados Unidos, ha puesto en perspectiva con gran éxito lo mejor de ambos mundos. Chopra se ha ganado un lugar de respeto en todo el mundo por su capacidad de comprender y explicar los fenómenos de la humanidad y los procesos de curación.

Recientemente escuché hablar por primera vez al doctor Deepak Chopra, quien en esa ocasión trataba de "La mecánica de la curación y la naturaleza cuántica del cuerpo humano". Escuché boquiabierto mientras él integraba la ciencia de los antiguos sabios de la India con nuestra tradición médica occidental para explicar cómo creamos la salud y la enfermedad en nuestras vidas. Su plática me inspiró a leer cuatro de sus libros más populares y a entrevistarlo acerca de la enfermedad de la adicción.

Mientras el doctor Chopra ejercía como endocrinólogo en hospitales de Boston, empezó a interesarse en casos de remisión total y espontánea de enfermedades fatales y de adicciones severas que presenció. Después de superar su propio escepticismo al respecto, quedó consternado ante la actitud de sus colegas, quienes consideraban que tales casos eran sólo casualidades de las cuales no había nada que aprender.

El doctor Chopra expresó su desilusión por las limitaciones básicas de la medicina moderna, lo que él llama la superstición del materialismo. Cuenta de un médico que en cierta ocasión lo presentaba como ponente ante otros médicos y dijo que a menos que él pudiera ver algo bajo el microscopio, no podría creerlo. Sagazmente, Chopra le contestó que puesto que su propia creencia no podía verse bajo el microscopio, era una contradicción que bien podía describirse como superstición.

"Tenemos la idea de que nuestros cuerpos son básicamente máquinas físicas", dice Chopra. "Este concepto de quiénes somos se basa en una superstición materialista. Esta superstición en pocas palabras nos dice que si puedo ver algo --y tocarlo, probarlo, olerlo-- entonces es real; pero si no puedo percibirlo por medio de los sentidos, entonces pertenece a mi imaginación. Es más: la experiencia sensorial es la prueba crucial de la realidad. Todo el sistema de la medicina occidental ha evolucionado sobre esta base; lo llamamos ciencia; pensamos que la ciencia es un método para explorar la verdad, pero en realidad es un método para explorar el mapa conceptual de lo que pensamos que es la verdad".

Una vez que el doctor Chopra se encontraba agotado por la presión de su trabajo y fumaba varias cajas de cigarrillos al día, se topó con un libro de meditación trascendental. Más adelante, a través de Maharshi Mahesh Yogi, quien se convirtió en su maestro de meditación trascendental, aprendió la antigua ciencia de la India, la medicina Ayurveda. Esta ciencia se precia de ser la base de la acupuntura china, el yoga y la medicina homeopática. Ofrece un enfoque completamente diferente de la curación y se ciñe a los primeros tres pasos del programa de doce que el doctor Chopra propone en detalle y cuyo Paso Once habla de cómo crear la curación.

En su libro Vida sin condiciones el doctor Chopra habla sobre la trampa circular de la adicción: "En el centro de la adicción yace una profunda nostalgia por el placer, eco de una necesidad legítima". En nuestra entrevista explica que el estado natural y básico de la experiencia humana es la dicha. "El punto crucial es que la dicha no es nuestra meta, sino nuestro punto de partida." La nostalgia de esa dicha y del placer que nuestros sentidos nos dieron durante las primeras experiencias del alcohol, drogas, sexo y amor codependiente es lo que nos ata a patrones adictivos.

"La naturaleza nos envía dos señales, una es la señal de la incomodidad, la otra es la de la comodidad. Otros han expresado esta misma idea al hablar de dos experiencias básicas: el dolor y el placer. Cuando hay dolor, lo llamamos sufrimiento e ira. Cuando anticipamos el ser lastimados, lo llamamos miedo y ansiedad. Cuando reprimimos el dolor y la ira lo llamamos culpa. De una u otra manera, cada parte de nuestro ser sufre ante la expresión del dolor. En ese proceso de evasión buscamos lo contrario al dolor: el placer".

"Por otra parte, también podemos ver el dolor como una señal autocorrectiva. La inteligencia infinita de la naturaleza nos dice que nos hemos desviado del camino de la dicha y la autorrealización".

Desde el punto de vista del doctor Chopra, el dolor mismo no es la raíz de nuestro sufrimiento como seres humanos; lo que crea el sufrimiento es nuestro miedo a enfrentar el dolor y la resistencia a recibir su mensaje.

"Si prestáramos atención a esa señal de dolor, siempre estaríamos completamente sanos. Es más, el secreto de la salud perfecta no es sino escuchar las señales que el cuerpo envía: maximizar la experiencia del placer, la dicha y la felicidad y minimizar las señales de incomodidad. La única forma de corregir la señal de la incomodidad es ver de dónde viene, preguntarse qué la provoca y enfrentarla; después, seguir adelante.

Esto, por supuesto, es lo que el programa de doce pasos de recuperación pretende lograr. El doctor Chopra atribuye el apego que muchas personas tienen por sus enfermedades crónicas y sus adicciones a la necesidad básica humana de gratificación del ego. Cita el ejemplo de una paciente que insistía en ser tratada: "Toda su enfermedad gira alrededor del estado de su ego y la necesidad de sentirse importante y de atraer la atención que merece. En vez de responder al dolor que sentimos llegando a su origen, hemos aprendido a usarlo como un medio de atraer la atención de otros, aun cuando esa atención signifique un programa drástico de tratamiento que implique cirugía, quimioterapia, sobriedad forzada, etcétera."

"Así, en el núcleo de la adicción se encuentra algo que ha marchado mal en el proceso de evolución --continúa Chopra--. Lo que ha marchado mal es que en algún momento enlazamos en nuestra mente el placer con la sustancia, la relación o cualquiera que sea el objeto de la adicción. Entonces nos mantenemos atados a un recuerdo, mucho después de que la sustancia adictiva, la relación o lo que sea, ha cesado de ser placentera. Ahora está llena de dolor y sufrimiento, pero continuamos atados al recuerdo de esa interpretación del placer que conocimos hace mucho tiempo. Se programa en la psique a nivel subconsciente, y eso es lo que domina."

Puesto que los métodos de medicina y tratamiento occidentales tradicionales no se desarrollaron a partir de este punto de vista, no ofrecen una solución a este problema. La memoria del placer y el deseo de librarse del dolor se han ligado psicofisiológicamente a un patrón de comportamiento que alimenta la infelicidad.

Sólo al desarrollar una relación con el Poder Superior y establecer una intimidad con él por medio de la meditación y la oración puede remplazarse el recuerdo adictivo del placer por un estado de dicha natural. Esto lo descubrieron los rishis o sabios, practicantes originales del yoga y la meditación, hace cinco mil años. Los rishis expresan: "Utilizo los recuerdos, pero no permito que los recuerdos me usen".

Esto no puede hacerse por medio de la manipulación, no se logra con fuerza de voluntad; sólo puede hacerse al descender a niveles de conciencia más profundos donde la experiencia de la sustancia adictiva se ve completamente ensombrecida por un placer mucho mayor; la sorprendente experiencia de la dicha. Entonces, la experiencia adictiva y la memoria adictiva se ven completamente ensombrecidas.

"La antigua medicina de la India, conocida como Ayurveda, nos muestra cómo intensificar nuestras propias experiencias espirituales con prácticas tales como el yoga, el canto del mantra, la herbolaria, la meditación y otras. Estas técnicas nos dan la experiencia de la totalidad de manera que nuestro recuerdo original de la totalidad se restaura, y cuando nuestra memoria de la totalidad se restaura, la memoria de la experiencia adictiva pierde su poder para seguirnos atando."

Los detalles médicos de cómo el yoga de la meditación cura el sistema cuerpo-mente, están definidos claramente en el popular libro del doctor Chopra La perfecta salud: "Actualmente el prospecto de ir hacia adentro intimida a mucha gente, pero es la única forma en que la mente puede vencer las resistencias internas. No hay ninguna cura externa".

En un sentido, la curación es un proceso muy sencillo. Mucha gente ha experimentado cambios de 180 grados en su vida, de la infelicidad a la alegría, y muchos han experimentado remisiones completas y espontáneas de las enfermedades más devastadoras. Como dice el paso Tres, tenemos que rendirnos al Poder Superior capaz de crear salud perfecta.

"Vivimos en una cultura dedicada a la creencia de que hay que trabajar para sobrevivir", escribe Chopra, "y entre más duro trabajes, mayor será la recompensa. Esa suposición hace casi imposible ver que ciertas cosas no requieran de trabajo y, sin embargo, traen recompensas enormes. La curación es una de esas recompensas. No puedes hacer que suceda, y sin embargo sucede."

El doctor Chopra recuerda a Craig, un paciente terminal de cáncer. "En la mente de Craig no había duda de que tener la capacidad de distanciarse de su enfermedad era crucial para él."

Tres años después de su recuperación total, Craig se reunió con Chopra y le dijo: "Los altibajos emocionales son interminables, y mi enfermedad me arrastró por todas las emociones imaginables. Sin embargo, había algo en mí que no se involucraba. Podía reír y llorar, celebrar y dolerme, pero al mismo tiempo permanecía separado de la histeria. Cuando la histeria se fue, me curé".

Llegar a la fuente de nuestra existencia interna es lo que nos separa de la histeria interna que crea y alimenta la adicción. El doctor Chopra sostiene que el no querer recuperarse completamente "es la parte más horrible de la enfermedad". Uno anhela la recuperación y al mismo tiempo la teme. Aprender a superar este miedo requiere profundizar en uno mismo; el paciente debe aprender a ver profundamente hasta el primer impulso que acelera su mente y su respiración. De otra manera, la enfermedad de la adicción permanente como parte de la identidad de esa persona.

"La clave sería contactar al Ser mediante la meditación. A través del yoga de la meditación la persona desarrolla un fuerte sentido del Ser. La persona que ha resuelto el problema de su identificación puede continuar sintiendo dolor como una señal de su cerebro, pero no lo convertirá en su dolor, y esa diferencia minúscula pero enormemente importante rompe el cordón del sufrimiento. Ya no comete el error de pensar que la percepción lo invade para crear su conciencia sino, más bien, la conciencia surge para crear su percepción. Cuando nuestras mentes regresan a las profundidades de la conciencia, donde somos libres de crear nuestra propia experiencia, el yoga nos abre la posibilidad de arrancar todo el sufrimiento de raíz." Por ejemplo, cuando percibimos que otros son culpables de nuestro sufrimiento, no nos damos cuenta de que estamos creando esa percepción a partir de nuestra necesidad de culpar y castigar. Sin embargo, este mismo proceso creativo puede ser usado para experimentar amor y dicha.

Se encuentra al Ser cuando se induce a la mente a estar completamente callada mientras continúa alerta. Sólo cuando dejamos de tocar las viejas cintas podemos escuchar la voz del Poder Superior que continuamente está creando nuestro universo. "¿Cómo puede algún tipo de actividad mental aquietar la mente?", pregunta el doctor Chopra. "La meditación debe ser un proceso vertical, un clavado a las profundidades de la mente, no una lucha en la superficie. De alguna manera, la atención del meditante debe penetrar la actividad caótica de la superficie de la mente, atravesar las capas del pensamiento sutil y finalmente llegar al silencio... La meditación es como cruzar de puntitas entre una manada de elefantes dormidos sin despertarlos." Los elefantes dormidos son nuestras preocupaciones, enojos, expectativas, demandas, planes y otros pensamientos con los que nos identificamos. Por eso se utiliza un mantra para capturar la atención de la mente. Es un "sonido mental derivado del sánscrito sin ningún significado verbal".

El doctor Chopra explica el poder de la meditación como una transformación de energía que va de aferrarse a viejas creencias hacia la apertura de nuevas posibilidades. "Sin darnos cuenta, aferrarnos a viejos sentimientos, hábitos y condicionamientos de toda la vida nos demanda esfuerzo... La actividad mental es necesaria para que el falso se continúe funcionando; al romper con la actividad mental debilitamos el poder de este falso ser. No es que una persona trate de desapegarse de sus temores; los temores se desapegan de ella." Para experimentar este poder se requiere de cuatro pasos: ten clara tu intención, sé consciente de cuál es tu deseo, deja tu apego a los resultados, deja que el universo se encargue de los detalles.

La meditación trascendental y el yoga de la meditación se han difundido alrededor de todo el mundo. Existen más de un millón de practicantes en Estados Unidos. Hay gran cantidad de estudios sociológicos sobre el impacto que ha tenido la meditación. Estos estudios llevaron al descubrimiento del efecto Maharishi, es decir, que en cualquier comunidad donde el 1% de la población practica meditación se produce una baja notable en el índice de criminalidad. Otros beneficios documentados por investigaciones incluyen: mejoramiento de la salud, reducción en el uso del alcohol, cigarrillos y drogas de recreación; mejoramiento dramático en el rendimiento de pruebas de inteligencia, la creatividad, la capacidad de aprendizaje y la reversión del proceso de envejecimiento. "Las experiencias incluyen una duración prolongada de silencio interior, alegría, conciencia expansiva, sentimientos de amistad, amor y compasión, creatividad exaltada, mejoramiento impresionante de las respuestas sensoriales y muchos otros signos de una conciencia que de hecho es estar en contacto con el Ser puro y con la conciencia realizada del Ser."

El Paso Doce, la cumbre de la recuperación de los Doce pasos, se basa en una experiencia espiritual genuina. "Si me atreviera a definirla", escribe Chopra, "una experiencia espiritual es aquella donde la conciencia pura se revela como la hacedora de la realidad. ¿Qué podría ser más relevante en nuestras vidas? Una vez que recuperamos el control del proceso, podemos instalarnos en un estado de libertad y de satisfacción; en otras palabras, podemos regresar al paraíso."

Notas
* Título original.
Reproducido con la autorización de Grupo Cuántica Activa.

Bibliografía
Chopra Deepak, Curación cuántica, Grijalbo, México, 297 pp.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search