Tabaquismo Entrevista con el doctor Federico Puente Silva

El presente documento forma parte de la entrevista realizada al Dr. Federico Puente Silva (presidente de la Federación Mundial de Salud Mental) sobre aspectos relacionados al consumo de tabaco, se destacan temas...

Tabaquismo
Entrevista con el doctor Federico Puente Silva*

Sinto Espresate Renau

Addictus: ¿Cómo definiría usted los distintos niveles de consumo del tabaco (uso-abuso-adicción)?
Doctor Puente Silva: En el caso del consumo del tabaco, desafortunadamente resulta muy difícil hablar de uso, entendiéndose éste como uso adecuado. Son muy raras las personas que fuman poco y se mantienen así a través de los años. Anteriormente en grupos indios de América del Norte y México, existían rituales religiosos y/o culturales que establecían situaciones específicas para su consumo.

El término abuso en relación con el consumo del tabaco puede prestarse a confusión. Por una parte, uno puede referirse a situaciones específicas de alto consumo de tabaco, a las que se pudiera considerar un episodio agudo; algunos ejemplos serían en adolescentes y jóvenes con poca experiencia, los cuales en vacaciones y en fiestas podrían tener un consumo excesivo, me estoy refiriendo a treinta cigarrillos o más, en menos de veinticuatro horas. En estas personas la administración excesiva de nicotina, monóxido y bióxido de carbono puede producir un cuadro de intoxicación en el sistema nervioso con algunos componentes, pero principalmente en el aparato digestivo puede haber una severa gastritis, con vómito, náuseas, etcétera. En adultos fumadores es frecuente que en situaciones de crisis emocional y/o severos problemas sociales, se incremente fuertemente el consumo de cigarrillos, produciendo (dependiendo de la condición física de la persona) problemas cardiovasculares y digestivos.

Por lo que se refiere al concepto de adicción, situación grave en el mundo y en nuestro país en particular, ésta resulta como sabemos por la capacidad de la nicotina de producir cambios en el sistema nervioso central, de tal manera que el individuo acostumbra-condiciona a todo su cuerpo a la necesidad de tener niveles de nicotina en la sangre todo el tiempo; por lo mismo, cuando estos niveles bajan, el sujeto presenta un cuadro severo de abstinencia o de privación, esto incluye irritabilidad, serios problemas de atención, concentración, trastornos en el dormir, disminución de la presión arterial, en la frecuencia cardiaca, entre otros.

Addictus: ¿Se tienen datos o existe alguna proporción de fumadores sociales y fumadores adictos al tabaco?
Doctor Puente Silva: La epidemiología en el mundo de los fumadores ha ido cambiando a través de los años, como ocurre con otras drogas. Durante algún tiempo se pensó que existía una distribución bimodal, esto quiere decir que había, a grandes rasgos, dos tipos de fumadores: los sociales y los adictos; a estos últimos se les puede llamar drogadictos, ya que el tabaco es una droga. Ahora se saben varias cosas, por una parte la distribución de los fumadores se ajusta más a la llamada curva normal o campana de Gaus, es decir, que todos los fumadores son parte de un continuo. Esto significa que todos los usuarios del tabaco que en alguna ocasión fueron fumadores sociales pueden terminar como drogadictos. Quizá aquí vale la pena enfatizar algunos aspectos; en los últimos veinte años ha habido un interés internacional de investigadores, incluyendo el que aquí suscribe y sus colaboradores, sobre el papel del estrés y la depresión, considerada esta última en sus diferentes grados, en la inducción, mantenimiento e incremento del hábito de fumar.

Por razones de espacio me concretaré a decir que no existe ya duda alguna de cómo estos estados emocionales juegan un papel determinante. Ahora bien, si tomamos en cuenta a la sociedad moderna urbana, frecuentemente ésta se caracteriza por una gran complejidad y por una alta tasa de frustración, agregando que en los últimos quince años la situación política, social y económica en el mundo no ha sido de lo mejor, constituyéndose así en fuentes de angustia y tristeza constantes.

Addictus: ¿Existen rasgos de personalidad comunes en los adictos a la nicotina?
Doctor Puente Silva: Habría dos respuestas. La primera es que todos los seres humanos biológicamente al ser expuestos en forma constante y consistente al humo del tabaco, es decir, a través del fumador crónico, tenemos la posibilidad de desarrollar adicción independientemente de nuestra estructura de personalidad. Por otra parte tenemos que reconocer que aquellos individuos que por razones diversas manejan mal sus estados depresivos y/o de ansiedad, se encuentran más expuestos en un momento dado a desarrollar adicción a la nicotina.

Addictus: ¿Cuál es la principal función emocional que cumple el fumar para el consumidor?
Doctor Puente Silva: Son varias, y varían de sujeto a sujeto y de tipo de fumador a tipo de fumador. Una de las clasificaciones más conocidas es la de nuestro amigo el profesor Michael Russell de la Universidad de Londres. Él considera siete tipos de fumadores y sabemos que un sujeto puede compartir características de varios tipos o bien pasar de un tipo a otro, a través del tiempo: 1] el psicosocial: aquí el sujeto disfruta de fumar por los valores psicológicos y sociales que se asocian al fumar cigarrillos (seguridad, éxito, glamour, etcétera); 2] el sensoriomotor: aquí el sujeto disfruta las sensaciones y movimientos asociados, por ejemplo el color de la cajetilla, el romper el celofán, encender un cerillo, el humo, los movimientos, etcétera; 3] el llamado plancetero: en este tipo la persona asocia el fumar con situaciones específicas de placer, por ejemplo con el café, después de comer, escuchando música o después de hacer el amor; 4] el llamado tranquilizante, donde el sujeto se acostumbra o condiciona a que, al sentirse nervioso o angustiado, es a través del fumar que obtiene la relajación correspondiente; 5] otro tipo es el llamado estimulante, por medio del cual las personas depresivas y/o con fatiga aprenden a levantarse al ánimo a través de la administración de nicotina; 6] en el automático no existe alguna respuesta emocional específica asociada; 7] y por último en el adictivo, el pobre ser humano fuma porque no le queda de otra para evitar el sufrimiento, el dolor de la presencia del síndrome de abstinencia. Existen otras teorías que sólo mencionaré brevemente, como la psicoanalítica, donde el cigarrillo representa el seno de la madre y proporciona seguridad; también se habla de representaciones fálicas.

Addictus: ¿Cuáles considera los obstáculos principales para la aplicación de políticas eficaces?
Doctor Puente Silva: Es claro que independientemente de la presencia de los muy importantes intereses económicos por parte de las compañías tabacaleras transnacionales ha habido una clara falta de compromiso por parte de la Secretaría de Salud y del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, instituto responsable de la realización del Programa Nacional Contra el Tabaquismo. Esta falta de compromiso ha hecho que no se sensibilice por una parte al resto del gobierno, y por otra parte a los diferentes segmentos de la sociedad, incluyendo a la sociedad civil.

Por otra parte debe de haber un compromiso real del sector salud y del sector educativo en programas de cesación para profesionales que constituyen una piedra angular en el movimiento de salud pública contra el consumo del tabaco. Me estoy refiriendo por ejemplo a los médicos del sector salud y a los profesores de las escuelas primarias y secundarias. Estos profesionales, frecuentemente abrumados de trabajo y mal pagados por las presiones en las que viven, se vuelven adictos al trabajo; para ellos el gobierno debería de proveer y facilitar sustitutos de la nicotina como son la tableta masticable y el parche transdérmico."

Addictus: ¿Cuál es su opinión de las consecuencias del tabaquismo en los fumadores pasivos?
Doctor Puente Silva: El tabaquismo pasivo ahora se denomina involuntario, con el objeto de hacer énfasis en que las personas que se encuentran cerca de los fumadores y están inhalando el humo lo están haciendo en contra de su voluntad. Ahora sabemos de los graves daños en los no fumadores que inhalan el humo de los fumadores a su alrededor, por ejemplo. Las esposas no fumadoras desarrollan cáncer y otros padecimientos respiratorios y cardiovasculares, lo mismo ocurre con los hijos o bien con los compañeros de trabajo. Es por esto que en todo el mundo civilizado resulta inmoral fumar delante de alguien que no lo hace.

Addictus: Se ha comprobado que es más difícil dejar de fumar que de beber, ¿esto implica que el tabaquismo debe ser considerado como una enfermedad?
Doctor Puente Silva: Sí, el consumo de tabaco se puede considerar una enfermedad desde diversos puntos de vista. Por una parte desde 1984 tanto la Asociación Psiquiátrica de Norteamérica como la Organización Mundial de la Salud más recientemente, incluyen en sus respectivos manuales de clasificación de enfermedades "el síndrome de abstinencia". Es decir, que en la actualidad se ratifican en base a estudios científicos las propuestas del profesor Michael Russell, quien propuso que la nicotina del tabaco es una sustancia química capaz de producir dependencia física sobre todo en aquellas personas que fuman quince cigarrillos o más por más de dos años.

También el consumo de tabaco puede ser considerado una enfermedad en el sentido de que aún consumiendo pequeñas pero constantes cantidades puede producir cambios anatomo-patológicos envías respiratorias altas y bajas, sistema cardiovascular, aparato reproductor, etcétera.

Addictus: ¿Cuál es su opinión que contribuiría a alcanzar formas más exitosas de tratamiento para el tabaquismo?
Doctor Puente Silva: El consumo de tabaco o tabaquismo es un proceso de gran complejidad, existe cierto consenso internacional de que para su solución se requiere de un paquete o una canasta de acciones, en otras palabras, no existe una única acción, cualquiera que sea ésta, que pudiera resolver tan complejo problema.

El fumar cigarrillos o tabaco es la causa principal de enfermedad y muerte que se puede y se debe prever en la sociedad moderna; produce más enfermedades y muerte que el consumo de alcohol, uso de drogas ilegales, el sida y los accidentes automovilísticos, todas estas juntas. Sólo en los Estados Unidos se gastan anualmente 80 mil millones de dólares, es decir, las 3/4 partes de la deuda total externa de México, en atención médica, enfermedades incapacitantes y muerte prematura, como resultado de fumar cigarrillos.

No existe duda alguna de que en nuestro país, como en el resto del mundo civilizado o desarrollado, se debe de prohibir toda publicidad del tabaco en radio y televisión, así también se debe de prohibir el fumar en lugares públicos y sobre todo en lugares cerrados. Se deben implementar programas de educación para la salud realmente bien diseñados, bien estructurados y con la misma tecnología con la que se promueven las marcas de los cigarrillos.

Se debe de concientizar a los políticos de las consecuencias y las implicaciones de este hábito en la salud pública. El consumo de tabaco produce padecimientos crónicos e incurables de muy alto costo en su atención médica y con muy pocos o ningún resultado real de beneficio; me estoy refiriendo al enfisema pulmonar, en donde en muchos de los casos el sujeto tiene que vivir el resto de su vida conectado a un tanque de oxígeno, o al cáncer pulmonar, donde en la mayoría de los casos, a pesar de llevarse a cabo cirugía, radioterapia y quimioterapia, el sujeto fallece en un periodo relativamente corto, o a la insuficiencia vascular periférica, la cual termina en la amputación en uno o dos de los pies en el mejor de los casos, y en serios problemas para la deambulación."

Addictus: Usted como presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, además de los problemas derivados del tabaquismo, ¿cuáles considera que constituyen los retos en cuanto a problemas de salud mental y pública para el fin de este milenio y principios del nuevo?
Doctor Puente Silva: Como presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, único organismo consultante en la materia para las Naciones Unidas y sus agencias, me encuentro fuertemente preocupado. Por una parte, sabemos que la sola acción de posponer la edad de inicio del consumo de tabaco por sí misma repercutiría en el consumo de drogas ilegales. Por otra parte, como ya se mencionó, los estados emocionales de depresión y estrés propician el inicio, el mantenimiento y el aumento en el consumo de tabaco, y estas condiciones emocionales seguirán a la alza en un mundo como el nuestro de graves y profundas contradicciones e incertidumbres.

Para concluir considero inmoral que las compañías tabacaleras transnacionales encaminen sus campañas publicitarias y de promoción a la población de jóvenes, que es la mayoritaria en los países en vías de desarrollo, y resulta doblemente inmoral que las autoridades de salud lo permitan; claro ejemplo de esto es que a pesar de que la Ley Federal de Salud prohíbe la venta de cigarrillos a menores de edad, en todos los puestos de dulces de las secundarias oficiales y no de las escuelas particulares se venden cigarrillos sueltos y el cerillo es gratuito.

Nota
El doctor Federico G. Puente Silva es Médico Cirujano y Maestro en Psicología Clínica por la UNAM. Asimismo es Especialista Diplomado en Psicología Médica y Especialista Diplomado en Salud Pública del Colegio Real de Médicos del Reino Unido y Maestro en Ciencias de la Demografía Médica de la Universidad de Londres. Secretario General Fundador del Comité Mexicano Pro salud Mental. También Secretario General Fundador y actualmente Presidente del Comité Mexicano para el Estudio y Control del Tabaquismo. Ha fundado distintas clínicas de tabaquismo del sector salud y es autor de diversos artículos sobre salud menta, demografía, tabaquismo y alcoholismo.

En agosto de 1991 es nombrado Presidente Electo de la Federación Mundial de Salud Mental; en 1993 asume el cargo de Presidente Ejecutivo de dicha Federación y a partir de 1994 es designado Presidente Honorario del Consejo Regional Latinoamericano y del Caribe de la Federación Mundial de Salud Mental.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search