Patología del desempleo

¿Qué le sucede al cuerpo cuando se quiere trabajar, pero no se puede? En este artículo se abordan las consecuencias que para la salud física y mental de las personas tiene el desempleo. Se menciona que atender los efectos del desempleo es una forma indirecta de enfrentar la prevención de adicciones. La tesis del autor es que las consecuencias del desempleo pueden ser determinantes para personas como los mexicanos, que aún no contamos como en otros países (España, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania) con un seguro o ayuda económica para aquellos que no tienen trabajo.

Patología del desempleo

Psicólogo Jesús García Rosete

¿Qué le sucede al cuerpo cuando se quiere trabajar, pero no se puede?Parece contradictorio que en un país como el nuestro se hable de adicción al trabajo cuando en realidad sufrimos de escasez de empleo. Muchos de los hoy desempleados preferirían ser considerados adictos al trabajo que pertenecer, involuntariamente, al "ejército de trabajadores en reserva". Las consecuencias del desempleo pueden ser determinantes para personas, como nosotros los mexicanos, que aún no contamos como en otros países (España, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, etc.) con un seguro o ayuda económica para aquellos que no tienen trabajo.

Educación, productividad y empleo El desempleo no es algo reciente en México, nos ha acompañado por bastante tiempo en la última década; su carácter de crisis se acentuó a partir de 1984 y se mantiene sin grandes variaciones hasta el presente. A pesar de ello, son prácticamente inexistentes los estudios sobre los efectos que tiene la falta de trabajo en la salud. En Europa, desde hace más de veinte años se realizan investigaciones al respecto. De éstas se desprende una amplia gama de daños, tanto en la disposición anímica o la motivación para trabajar, como con la valoración que hace de sí el trabajador desempleado. Se altera su percepción del tiempo, hay pérdida de habilidades, destrezas, conocimientos y expectativas profesionales, e incluso se presentan sintomatologías orgánicas como las siguientes:

En actitudes: inseguridad e inutilidad, dependencia de otros, inestabilidad emocional, abandono de la rutina, apatía, desesperanza, catastrofismo, ensimismamiento, negatividad, descuido de la imagen personal, desconfianza, tendencia a hacerse daño, melancolía, agresividad.
Trastornos psicosomáticos: estrés fisiológico, susceptibilidad a las infecciones por inmunodepresión, hipertensión, ansiedad, migraña tensional, insomnio, úlcera y gastritis, colitis nerviosa, trastornos de alimentación, trastornos cardiovasculares, tabaquismo.

Quienes hayan pasado por un periodo de desempleo más o menos prolongado (seis meses en adelante) reconocen que muchos de estos efectos pueden ser más o menos graves, dependiendo del soporte o auxilio sociomaterial del cual se disponga, así como del tiempo que dure tal situación. La experiencia cotidiana nos ha permitido observar cómo se modifican los patrones de consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas entre los desempleados; aunque desde luego esto no quiere decir que todos los que trabajen no tienen problemas emocionales o de salud.

No es posible seguir ignorando las afecciones y alteraciones que padecen todos y cada uno de los miembros de una familia en la que se padece del desempleo; las repercusiones no se hacen esperar y se manifiestan en problemas de conducta en la casa y la escuela, como bajo desempeño escolar, actos delictivos como robo, pandillerismo, vagancia, lesiones, fraudes, asaltos, etc. o bien embarazos no deseados en adolescentes, situación que también puede desembocar en problemas de orden conyugal y familiar de tipos diversos.

Sobre este problema sólo resta hacer una pregunta: ¿los problemas sociales sólo existen hasta que una autoridad de gobierno los acepta y reconoce? Si no es así, entonces tenemos que hacer mucho para atender los efectos del desempleo, como una forma indirecta de continuar con los trabajos de prevención de adicciones, ¿no lo cree?.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC