La percepción de las realidades determina su interpretación y forma de interactuar. Ante esto, los seres humanos damos paso a nuestras acciones. En materia de adicciones, la forma de percibir el fenómeno ha llevado a las acciones para su abordamiento. Pero algo no ha funcionado del todo bien, esto a partir de los resultados obtenidos.

Cuando las personas tienen una adicción a alguna sustancia y no toman las acciones necesarias para evitarla, es probable que dichas sustancias los conduzcan a la muerte; ya sea poco a poco o de manera fulminante, de forma directa o indirecta, si bien no se sabe cuando ocurrirá.
Enfrentar la muerte de un familiar, en general, representa dolor porque surgen sentimientos y emociones encontradas: alivio, descanso, tristeza, angustia, desesperación, enojo, tal vez un poco de paz. La persona muerta ya no estará más físicamente, y sólo queda asimilar su pérdida, el luto y tal vez, algún día, la resignación, superar el dolor, y seguir vivo.

Las condiciones de vida de cualquier sociedad establecen y delimitan la salud de sus integrantes, las adicciones como enfermedad, como trastorno y como problema biopsicosocial han hecho mella en una parte significativa de ciudadanos de todo el mundo, ante lo cual se puede dilucidar que las sociedades modernas con sus estilos de vida y condiciones socioeconómicas culturales y sociales hacen propensos a sus integrantes al riesgo de consumo de drogas psicoactivas en forma problemática, abusiva y de pronóstico de enfermedad crónica.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search