Hace algunos años, aparecía en la televisión un anuncio que decía: "Tú sabes cuándo y tú sabes cuánto". Este anuncio mostraba la alegría que procede a unas cuantas copas de brandy entre amigos. El "tú sabes cuándo y cuánto" era otra forma elegante de decir "todo con medida", que parece lavar las conciencias de quienes ganan millones de pesos con su Majestad el Alcohol.

La autora relata algunas vivencias propias con relación a la comida y revisa brevemente qué es lo que la comida como droga puede hacer, como ocultarnos lo que realmente pasa, posponer las soluciones y distorsionar la realidad. Finaliza con una reflexión acerca de que lo que necesita tu estómago está en tu cocina y lo que necesita tu corazón, no está allí.

No hay adicto solo, puede acabar solo, pero no empezó así. La adicción tiene como cómplice el dolor y el silencio. ¿Qué familia genera un adicto a la comida? En una sociedad que impulsa el exceso y estimula la confusión en la satisfacción, es más fácil encontrar a alguien que no puede dejar de comer productos chatarra, aunque en general, hay características que propician que la adicción avance. Según Robin Norwood, existe una relación importante entre un padre alcohólico y una hija comedor compulsiva; en general, esta adicción se desarrolla en mujeres porque la adicción a la comida es más aceptada que cualquier otra, y porque el azúcar y el alcohol generan efectos anestésicos parecidos, aunque la comida no haga perder la conciencia, pero sí permite posponer lo que sucede al calmar la ansiedad. La familia es la que enseña y fortalece los lazos y los rituales y son éstos dos los que pueden ayudar a salir de cualquier adicción.

El ser humano nace con la capacidad de sentir. Porque sentir es estar involucrado con algo o alguien, y para poder sobrevivir emocionalmente se necesita de alguien con quien relacionarse.
Según Agnes Heller, existen cinco sentimientos básicos que son innatos: miedo, alegría, tristeza, enojo, afecto.
Al mismo tiempo que los sentimientos son innatos, son también históricos, es decir, se aprenden como son enseñados.

 

 ¡Llámenos!

(55) 5008 1709


Calle Molinos núm. 20 Int. 8

Colonia Mixcoac
Delegación Benito Juárez. CP 03910
Ciudad de México. México

©2016 Liberaddictus AC

Search